18 de septiembre de 2007

La religiosidad del Ganges

Cuando este mochilero vio hace unos días esta diapositiva entre sus recuerdos de la India, en su primer viaje allá por 1986 (¡qué viejo es el desgraciao!), se le vino a la cabeza aquel emotivo instante. Entonces, lo encuadró en el visor de su cámara -sin pensar en el balanceo de la piragua en que se encontraba- y apretó el pulsador justo en el momento más religioso, casi de éxtasis, de esta mujer hindú metida hasta la cintura en aguas del río Ganges (ver fotografía). Ella bajaba lentamente, escalón a escalón, y cuando llegó a la orilla no paró ni dudó un instante. Sus pies contactaron con las aguas y siguió avanzando hasta que el sagrado líquido la llegaba a las pantorrillas. Comenzó a batirlo con sus manos, en un intento de limpiar algo que se veía lleno de inmundicias. Su postura orante apareció justo cuando la captó la instantánea.
Quien no haya visto un amanecer en los ghat (escalinatas) del río sagrado, en Benarés (India), difícilmente puede entender el escalofrío, el estremecimiento interior que le produce a este viajero insatisfecho recordar esa forma de despertar al día y elevar el sol en el horizonte, con susurros de religiosidad y silencio, de paz.
Eso era lo que se respiraba: paz.
Pero también se olía y escuchaba la muerte.
No olvide el lector que el deseo más profundo de todo hindú es trasladar, mediante el fuego, su alma al nirvana, y eso lo consigue mediante los rituales de las cremaciones. Allí, a la orilla del río sagrado, presentes cualquier amanecer.
Y al ver la diapositiva, a lo lejos y al trasluz, como todos han visto este ingenio infrautilizado y medianamente caduco, este viajero también se estremeció. Aquel día de septiembre de hace muchos, muchos años se emocionó; ahora, quiere compartir sentimientos, sensaciones y experiencias.

¡Va por vosotros!.

4 comentarios:

LaIsla dijo...

Lo primero...no presumas de viejo que no lo eres. Y ahora ya comento la foto, tienes toda la razón en que la mujer parece que esté en pleno éxtasis, fuiste muy certero con tu cámara. Un beso

CONQUENSE dijo...

"Seco", ¿sabías que el Canges es el río con más orín por centímetro cúbico del mundo?. Pues así es, incluso más que una piscina que nada más entrar te estás meando, claro que con la cantidad de almas que se menten es normal.
Respecto al éstaxis de esa hindú es ficticio, sólamente una mujer puede entrar en ese estado si está junto al SER (Semental Español Reproductor), es decir junto a tí.

LaIsla dijo...

Menuda fama de conquistador que te pone conquense, jajjaj

Torrete´s Travel dijo...

Sencillamente genial tu descripción no ya de la foto, sino de tus propias sensaciones al hacerla.
Siento no escribir más a menudo pero últimamente estamos metidos de lleno en el mundo laboral y con escaso tiempo para nosotros mismos.
¡Habrá que planificar un nuevo viaje para escapar!