2 de noviembre de 2013

La mancha mongólica de los mayas

¡Adelante otra curiosidad!.
El guía turístico (80 por ciento maya, ¿recordáis?) que acompañaba en bus a la pequeña expedición a Chichén Itzá (México) aseguró, también, que todos los descendientes mayas o, al menos, la gran mayoría, portaban al nacer la mancha mongólica que, si bien suele desaparecer a los pocos años, en los indios y sus descendientes más cercanos se mantiene durante toda su vida. El ‘guía-80-por-ciento-maya’ con cierto gracejo, sin ningún tipo de rubor y con la sonoridad de su bonita voz (según ecos cercanos), se ofreció a mostrársela al pasaje e, incluso, hizo el amago de bajarse sus cortos pantalones hasta la rodilla.
¡Estaba bromeando el 'mentecato’!.
La mancha mongólica es, como todo el mundo sabe, una lesión de la piel frecuente en los recién nacidos. Tiene un color azulado, verdoso o gris, formas variadas, bordes difusos y se localiza principalmente en la zona baja de la espalda y glúteos. Toma el nombre de mancha mongólica por haberse detectado por primera vez en esa raza, y su nombre no tiene ninguna relación con la enfermedad del síndrome de Down o mongolismo.

La creencia popular en muchas culturas orientales es que el alma no quería reencarnarse en ese bebé, y los espíritus superiores le dan una patada para empujarlo a la Tierra, dejándole el ‘moretón’.
Esta lesión no requiere de tratamiento y se cura sola.
Ningún pasajero pudo ver la mancha en el trasero del guía, pero él aprovechó para dar la disertación conocida, al menos para el viajero insatisfecho, del supuesto y antiguo paso de los pueblos esteparios de la zona de Mongolia por el estrecho de Bering para ocupar y poblar, así, todo el territorio americano.
Copyright © By Blas F.Tomé 2013

6 comentarios:

efurom1 dijo...

El guía turístico debía ser "primo" o por lo menos gran amigo de Boris, introductor hace años en nuestra querida televisión de bromas por el estilo.
Sin embargo, al amago del mentecato le veo más gracia que a la telebasura.
Ah! y me encancanta esa explicación popular del moretón. Un abrazo!

Jan Puerta dijo...

Cuando conocemos una tradición o una leyenda tan de cerca resulta todo más creíble.
Un abrazo

Trasindependiente dijo...

Me ha gustado conocer esa historia que desconocía y que vuelve a avalar el origen asiático de los "indios americanos". Y lo de la patada en el culo para reencarnarse me va a hacer plantearme empezar a creer en la reencarnación.

Gracias y saludos.

IGOA dijo...

Bravo por el guia 100 por cien!!! Esos son los que me "gustannnnnnnn". Que buena ocasion para la seguna patada alli donde la espalda pierde su nombre y dejarle la mancha mongolica bien morada, que es de alta alcurnia...
Besos y ojo con la reencarnaciones.

NuriaNómada dijo...

Confieso mi total ignorancia sobre dicha mancha, tampoco supe de ella en Mongolia.
La interpretación de la patada de los dioses es buenísima, demuestra que a los mayas no les faltaba sentido del humor o ironía.
En otros contextos, más de uno se merecería una patadita a ver si espabilan...Besos pacíficos.

Carlos el viajero dijo...

Desconocía esta historia de la mancha o moretón. Jejeje
Cuando Dalí dijo "No volveré nunca a México, yo soporto un país más surrealista que mis cuadros", sería por algo.
Éste es otro episodio más del surrealismo que desprende este maravilloso país.
Un saludo Blas