3 de septiembre de 2007

Acepto la provocación (III): El día a día


¿Cómo contarlo para que no parezca todo tan encantador y de ensueño?.
Este viajero insatisfecho lo va a intentar.
No sé cómo el lector se imagina vivir cinco días en un barco que, en realidad, es un “autobús-de-agua” donde el espacio es realmente mínimo, casi un hueco de compromiso, adquirido éste, por el patrón después de haber recibido el importe del pasaje.
Este viajero-mequetrefe navegaba él solo como tal, el resto del pasaje era gente local de la zona, que ante la falta de carreteras utiliza este medio como único recurso. El día a día en un barco del Amazonas permite encontrarse con todo tipo de incomodidades, superadas eso sí con una alegría viajera que te desborda desde que amanece hasta que la hamaca recoge el cuerpo destrozado.
Y siendo sincero, este viajero tiene que reconocer que la hamaca, en sí, acoge un cuerpo harto de estar tumbado al sol. Pero aún así el sueño aparece con la tranquilidad del silencio (tuc-tuc-tuc,…tuc-tuc). Eso sí, roto en varias ocasiones por los niños que se despiertan llorando, por los no-tan-niños que, insomnes, juegan sus partidas de cartas que acompañan con el puñetazo en la mesa cuando el acaloramiento del juego así lo precisa, o por los que, al viajar sin hamaca, buscan una libre para utilizarla mientras puedan.
Y si el sueño, en este caso, no acoge al viajero-mochilero en su seno, tiene la oportunidad -sin pedirla- de escuchar las noticias en portugués (idioma que no domina) por la radio del vecino desvelado, sufrir los ronquidos por estribor y las toses a babor. Más que dormir en un barco que surca el Amazonas lo que se hace es permanecer en un duermevela, recibiendo golpes o empujones del que duerme al lado, inevitables al cambiar de postura en la vecina hamaca.
Si cuando el sol despunta en la lejana ribera, que se supone selvática, este viajero no hubiese conseguido pasar del duermevela, sabía que sus tumbadas al sol, a lo largo de todo un día, solucionarían ese mínimo contratiempo.
Y vuelta a empezar.

5 comentarios:

Laura dijo...

Escribí un comentario antes y no aparece.
Bueno, lo que quisé decir antes, es que viajar como lo hacen las personas que viven en esas localidades, nos deja ver otra forma de ese lugar, es decir, nos deja ver el estilo de vida, la cultura y costumbres, aunque los viajes muchas veces sean un poco agobiantes.

Saludos!

CONQUENSE dijo...

"Seco", no creas que te olvido, veo que tienes mucho público que opina sobre tus artículos, yo te seguieré pero dejaré de hacer esos bochornosos e incoherentes comentarios, me retiro.
Siempre estarás en mi mente, eres bueno con la pluma, te quiero un beso en tu barba multicolor y hasta la eternidad.

Anónimo dijo...

CONQUENSE, NO LO DEJES.
TUS COMENTARIOS NO SON NI BOCHORNOSOS NI INCOHERENTES.
A MI FRANCAMENTE, SON LOS QUE MAS ME DIVIERTEN.
QUE SERIA DE "LOS INTELECTUALES VIAJADOS" SIN REAL IRONIA?.
PUES ESO, NO LO DEJES.
MIS MAS SINCERAS FELICITACIONES.
UN BESO.

BlasFT dijo...

"Conquense": Eres uno de los líderes más consistentes en el mundo de la comunicación y del ciberespacio.
Este "blog" estaría muerto sin tí.
Ese contrapunto que pones en todos tus comentarios, tienen el "toque" coherente y genuino que todos apreciamos.
Mis amigos, mis más fieles lectores, el lector casual, el que se atreva a entrar en este "sitio-patrañero" y yo, sobre todo yo, estamos pendientes de tí.
Ni lo abandonarás, ni cambiarás, ni te querré más porque lo dejes, o sea que a trabajar ese "coco" y a mantener esa línea que, por otra parte, es difícil (lo sé) de mantener.
Te imaginaba en tu "cuenca-del-alma-sanclementina" y por eso, precisamente, esperaba (esperábamos) tu regreso.
Todos sabemos que estás vivo y nos alegra de que estés, de nuevo, entre nosotros.
Un beso.

LaIsla dijo...

tu relato estupendo como siempre, blas

conquense no nos dejes, tu fina ironia nos hace falta