22 de enero de 2013

Las tata-somba, una tradición mantenida/Benín


Sencilla tata (observad el sombrero de una de las torretas donde se guarda el sorgo y el mijo)

Era el primero de año. Alquiló un zem (taxi-moto beninés) y se dirigió a Koussou desde la ciudad donde se encontraba, Natitingou, al norte del país. Y alquiló este popular vehículo de Benín porque la población distaba 25 kilómetros por una pista de tierra, transitable para motos y, aunque podía ir en taxi-brousse colectivo (más barato), le apetecía celebrar el inicio de año dándose una buena paliza de saltos y botes moteros (a decir verdad, NO más que si lo hubiera hecho en taxi-brousse) para seguir malogrando su -ya jodida- espalda.
Koussou, y algún que otro poblado tribal más, era un verdadero paraíso tradicional, cultural y arquitectónico: constituía el territorio somba, asentado en la sierra de Atacora (pequeñas elevaciones que allí se consideraban sierra pero que no dejaban de ser eso, pequeñas elevaciones). Este pueblo era conocido por su tradicional, original y particular forma de construcción de sus casas, sus tatas. El pueblo somba ha sabido conservar esta tradición a pesar del progreso (¿qué es el progreso?) y las presiones del mundo moderno.
Otra tata, más elaborada, con tres niveles de terraza

En este poblado era posible dormir en una de las varias tatas de particulares que allí existían, como una experiencia viajera digna de ‘niñatos pijos’ y algún que otro ‘veterano snob’ (se permite esta pequeña crítica aunque no pretende 'sentar cátedra'), y a pesar de los constantes comentarios que circulaban entre los viajeros sobre el frío de la noche si el turista en cuestión no iba preparado, al menos, con un saco de dormir de verano. 
En el ‘radio-macuto’ viajero se recomendaba dormir en los habitáculos de la terraza (donde suelen dormir separados el hombre, la mujer y los niños, que acceden por una diminuta entrada) pues en la parte de abajo, a veces, guardaban animales domésticos y además solía estar lleno de humo [Este leonés se sorprendió, y mucho, al ver -eran las 11 de la mañana- a aquel viejo, literalmente, metido en una pequeña hoguera y respirando humo en la planta baja].
Viejo somba, en la hoguera de la tata

Esto lo llamaban turismo sostenible, y de mantenerlo tal se encargaba la organización La Perle que gestionaba y repartía el dinero obtenido de manera equitativa [50% Eco-guías; 20% Comunidad; 20% Propietarios de las tatas, y 10% Funcionamiento de la organización]. 
Esta organización La Perle contaba con un presidente elegido, una serie de eco-guías y una veterana francesa que pasaba largas temporadas en el país ayudando, de manera desinteresada, en la gestión del entramado. Este viajero insatisfecho habló unos minutos con ella, en su elemental francés -no pasa la criba como el inglés de Sergio Ramos-, aunque pudo deducir que era una simpática y bella persona.
Las malas lenguas, o las buenas, hablaban (se enteraría luego) de que el presidente actual, a quien el mochilero saludó durante el recorrido de la visita, se estaba lucrando con el dinero recibido del extranjero, no destinándolo al fin requerido, aunque NO con el que reciben por el alquiler las tatas. La francesa, según parece, estaba al margen y desconocía todo aquel tejemaneje.
Con corruptelas africanas (y de otros mundos, ¿os suena?) o sin ellas fue, sin duda, toda una vivencia comprobar cómo eran las tatas, cómo vivían sus gentes, los sombas, y cómo mantenían su territorio y tradiciones.
Terraza de las 'tata-somba', con sus habitáculos para dormir y guardar el sorgo y el mijo

Copyright © By Blas F.Tomé 2013

12 comentarios:

Trasindependiente dijo...

Compruebo, gracias a este estupendo "post", que te ha sentado muy bien el viaje a ese país que debe ser uno de los más desconocidos de Africa (o lo es para mi).

Esa borrachera de nombres y lugares nuevos en que nos introduces me ha dejado muy buen sabor de boca.

Por otro lado, me parece a mi que eso del turismo sostenible es otra falacia más de eso que se suele llamar progreso. Aunque esto no quiera decir que no me parezca estupendo que se busquen la vida los somba, como cualquiera.

Gracias y saludos.

Mark de Zabaleta dijo...

Son felices con su sistema de vida, sus costumbres, sus construcciones y su escala de valores...Y gracias a tus artículos podemos apreciar que no todo es consumismo en estado puro...

Un cordial saludo
Mark de Zabaleta

NuriaNómada dijo...

Parece de cuento ese poblado de casas de adobe y tejadillos cónicos con algún baobab.
Y esas mazorcas que cuelgan del tejado parecen flecos o pompones. Una estética particular.

Y un verdadero paraíso tradicional, cultural y arquitectónico, como dices, poco mostrado en medios viajeros. Hay que reconocer que Benín no es un destino mayoritario, por lo menos para los españoles. Los franceses viajan más por África, al haber tenido más colonias.
Lo del turismo sostenible es polémico, pero sabemos que a veces funciona para preservar...aunque no sé cuánto tiempo. Lo de las corruptelas, allí y acá, penoso...
Me gustó tu descripción del pequeño Benín y espero más. Besazos hasta tu tata.

emilio dijo...

Hola Blas: Yo también hubiera hecho como tú y me habría alquilado una moto para empezar el año.
Y lo de tu espalda, ¿cómo lo llevas? Cuídate que ya no tenemos 18 años :)
Veo que, tras tus descripciones, tratas de llevarnos por el camino de la sabiduría (filosofía) con cuestiones como las del progreso.
De corruptelas, no me nombres. DEsde que te fuiste de viaje, cada día salen una cuantas y no sabemos ya qué hacer con tantas!
Ah! Dinos en un próximo capítulo en qué zona de la tata dormiste.
Un abrazo: emilio

IGOA dijo...

Se me ha borrado el comentario...
Besos

Andrés Martínez Trapiello dijo...

Efectivamente, como dice Mark, otra forma de vivir con su felicidad, aunque hay quienes quieren llevarle la nuestra. ¿Se mide la felicidad por el PÎB?
Un abrazo

Pilar dijo...

BlasFTomé, con este post (tan completo, o tan bien currado, como prefieras), más el vínculo, "el territorio somba", con unas buenas fotos al detalle..., me has despertado mucho la curiosidad por estas especiales y particulares construciones y por sus habitantes... También, sorprendido leer, que los "escarificaciones" (cortes con cuchilla), se lo hacen las madres a los niños con tan sólo uno o dos años... (Pero, aunque "me duele" hasta pensarlo...), seguiré sin hacer críticas ni juicios. Culturas, costumbres..., aunque incomprensibles para alguno de nosotros.
Querido viajero-insatisfecho, cuida tu espalda de baches y saltos..., te lo dice, con mucho cariño,'y sabiduría' la mía;-)

Seguiremos esperando esa mencionada "sesión de vudú"...

Por cierto leonés, ¿ya te has "desindignado"? Te iba a poner el trabalenguas de: "el cielo está 'indignado', quién lo 'desindignará'..." (ji)

Besosss, a la sombra de la tata-somba, que imagino fresquita...
Pilar

Paco Nadal dijo...

Veo que te has pegado uno de tus cojo-viajes de viajero-viajero de verdad. Me alegro y te felicito. Da gusto saber que queda gente que disfruta de los viajes a la antigua usanza, sin móvil no 2.0 ni tonterías de esas.Pues nada, seguiré tus andanzas, como siempre. Por cierto: no se lo digas a nadie, pero por las noches, entre 2.0 feisbuk, blog etc. todavía sigo encontrando hueco para irme de farra... faltaría más. Es la esencia del viaje, jejeje. Saludos!

IGOA dijo...

Aqui vuelvo para hacerme perdonar, que donde las dan las toman! J con los del reino leones!
Primero decia que esas cabanas pomponudas parecen muy exoticas para los turistas ecolos y mas con la ayuda de LA PERLE...
Eso del reparto equitativo es muy revelador, bueno, como siempre, los que mas "trabajan" son los mas recompensados. Justicia!
Finalmente, donde dormiste? Alli tambien organizan fiestas folcloricas para los amigos turistas?
Bueno, ya nos contaras con mas detalle.
Besos

Pilar dijo...

¡MAGIA POR BENÍN!!!
Días, 1 y 2 de febrero (o sea, mañana y pasado). En cuanto lo he sabido he venido 'volando'.
¿Lo sabía nuestro querido viajero-insatisfecho?
Abrazos y besosss.
Pilar

Dejo enlace:
http://www.magiaporbenin.com/

fernandomaria dijo...

Más experiencias que enriquecen la dilatada vida de viajero "insatisfecho". Me resultan muy curiosos los tejados de las tatas que le de un cierto aire de castillos medieval en pequeño.
Un abrazo, Bals.

Pilar dijo...

(Como imagino que después de estos viajes estarás algo cansado de ir "de aquí para allá", te dejo, por aquí también, la respuesta al "coment"):

De nada, Blas! Lo escuché en la radio mientras conducía y enseguida pensé en el "viajero-insatisfecho" y su post...
Espero que haya sido mucha la recaudación para ayudar a la escolarización de los niños de Benín. Me alegra saber que tú has conocido, en persona, a alguien que trabaja para esta ONG de Mensajeros por la Paz.
¿Sabes, Blas?, desde que nos daban en el colegio esas huchas para el "Domund" (y te puedo asegurar que mi favorita era la de la "cara" negrita, como me pasó con los tres "Magos de Oriente") siempre pensé: ¿Pero, de verdad, llegará el dinero hasta su destino??... Un gran recelo me invadía siempre, cuando entregaba la mía. Creo que desde entondes, quise ir a África...
Y sí, casualidad, sin duda alguna (o, causalidad, como se dice a veces)
Un abrazo, 'BlasFTomé'. Y, gracias!