3 de abril de 2015

“Cosas que sé hacer cuando viajo”

El viajero insatisfecho va a cumplir con la petición que le hace ‘Dianamiaus’, aunque no sea muy proclive a este tipo de ofertas-envenenadas (pero con veneno de buen rollo, lo sabe) y va a enumerar alguna de las…. “cosas que sé hacer cuando viajo”. Hay tantas que va a centrarse en unas, quizás algunas irreverentes, y dejará otras que serán tan importantes como las primeras. Intentará ser original, aunque no lo logre, pero así es.
Sabe:

Mimetizarse
En Egipto, el viajero ha sido Ramses (“look like Ramses”, decían). En Zambia, ha sido Livingstone (igual: “look like Livingstone”, decían). En Perú, fue Atahualpa, el emperador inca (“te pareces a Atahualpa”, aseguraban). Se jugaría ahora mismo un huevo y parte de otro de los de ellos, que lo hacían para hacerse los simpáticos y alentar un acercamiento egoísta e interesado. Pero así es, este leonés ni es como el tal Ramses, ni mucho menos como el explorador más grande que jamás haya pisado África, aunque, según parece, sabe mimetizarse.

"Look like Livingstone"

Regatear
Y es fundamental dominar el oficio cuando las zapatillas recorren cualquier país africano, u oriental (India, o Tailandia, o Camboya,…). Las reglas están establecidas de antemano o, si no lo están, son de uso general, y cualquier ‘adán’ intentará estafar o, si no estafar, al menos intentará sacar al mochilero el “money, money”, y cuanto más mejor. Un blanco por definición en África, al menos en ciertos lugares de este bello continente, es un cajero automático ambulante, y eso se nota. Se piensan que a todos los blancos les sobra el dinero, o son millonarios per se. A veces, hay que explicárselo y en verdad lo entienden.

-Regateo en el mercado de Malanville / Benin-

Cambiar de rumbo
Cualquier circunstancia le puede hacer variar los planes que ha decidido la noche anterior (no sabe si se deberían llamar planes) y cambia el rumbo porque el conserje de hostel  o de la guesthouse le recomienda otro. Ha cambiado el lugar de destino hasta cuando iba a comprar el billete a la bus-station y el motero de turno que le llevaba le dijo que por allí, por aquella zona donde iba a ir, no había nada que ver, “vete por este otro lado” Y le hizo caso, aunque no siempre, o casi nunca, la persona local que no conoce el mundo del turista o viajero tiene los mismos gustos por las cosas y puede discernir la realidad de lo que es ‘visitable’ para un viajero.

-Bus-station en Lusaka-

Ser precavido
A este mochilero le gusta la noche, o al menos, antes le gustaba, pero dependiendo del país visitado o de la ciudad que sea en ese momento su base de operaciones, unas veces se arriesga a vivir la noche; otras, se lo piensa dos veces, moviéndose entonces a esas horas por terreno más o menos conocido. Lo que quiere decir que siempre es precavido. La peligrosidad, a veces es una mandanga, pero otras puede ser muy real.

-Nochevieja en Natitingou-

Tener las cosas claras
A este mochilero le gustan las mujeres, y jamás dejará de ¿buitrear? o ¿mirar? a las mujeres del lugar, ya sean blancas, chinas, negras, o nepalíes o tanzanas. Vayan vestidas de locales o a la moda internacional, sean de ‘body africano’ u occidental. A veces, también, las caras son su pasión, no siempre un cuerpo insinuante o cimbreante va a ser el único objetivo. En su descargo dirá que siempre viaja sólo y no suele tener condicionantes a su lado que impidan realizar la tarea, a la que se dedica 16 horas al día; el resto, duerme. Creedle, no es una obsesión pero sí una realidad.
También, aunque no tenga relación con lo anteriormente dicho, le gusta la cerveza y encontrará cualquier disculpa (cansancio, calor, conversación,…) para deleitarse con una. Cree que ha dicho al principio que tiene las cosas claras.

-Joven emberá, Panamá-
-Joven paseando por la calle-

Leer
Como en un viaje suele haber muchos tiempos muertos -o al menos él los busca y los encuentra- dedica ese tiempo a la lectura. Suele llevar varios libros en la mochila y rara vez vuelve con alguno de ellos no leído. Es fácil entretenerse con unas páginas antes de dormir ¿será una costumbre?.

-Libros-

Para completar el 'juego', la 'rueda' o la 'diversión', nomino a (la participación es voluntaria, no necesitáis odiarme, así, de entrada):

Copyright © By Blas F.Tomé 2015

7 comentarios:

Independiente Trashumante dijo...

Bueno, bueno, Blas, me has metido en una buena que prepararé con gusto, aunque no sé si seré capaz de ser tan sincero y sugerente como has sido tú en todo eso que eres capaz de hacer y no hacer cuando viajas.

Gracias y, por esta vez, te enviaré un abrazo.

Diana Miaus dijo...

Bravo! Veo que te ha pasado como a mi, que en cuanto me nominaron ya me sentí inspirada como para escribir y publicar. Ya te voy conociendo un poco mejor! Haríamos un buen equipo de viaje ya que yo no se regatear... Se me da muy mal! Me aprovecharía de tu experiencia mochilero y tu de mi buen humor. Un saludo!

Carlos el viajero dijo...

A muy primera vista leí:
"Cosas que sé hacer cuando me hago viejo", y hasta me vi reflejado de saber que alguien más me entiende jeje.
Bueno.. broma aparte, me gusta mucho este post y permíteme comentarte cada punto:

"Mimetizarse"
Fundamental, aunque no siempre es fácil en países asiáticos y africanos. Por eso me gusta tanto Latinoamérica. No hay nada más gratificante para un viajero que te paren por la calle y te pregunten, por el nombre de una calle, dónde encontrar una farmacia, o simplemente te cobren como local en lugares con distinto precio para extranjeros.
Me gusta esos ejemplos de Livingstone o Ramsés al menos es bueno parecer alguien familiar a ellos aunque sean diferentes.

"Regatear"

Lo del cajero automático ambulante, pues sí jeje. Pero el mochilero, es el mochilero y va con el presupuesto ajustado. Aunque muchas veces hay que reconocerlo, te sientes engañado. No me creo que a alguien no le haya pasado. En otros, te llega el sentimiento que no deseas apretar, ya que el trabajo y la labor de la manualidad o la artesanía hay que reconocerla. Muchas veces pagamos cosas de cinco veces su valor y al que puso su talento y arte solo recibió unas escasas migajas. Quizás sea momento de compensar en estos casos concretos en nuestros viajes.

"Cambiar de rumbo"

De acuerdísimo. Cuantas veces nos ocurre de ir a un lugar y decir, "y si en vez de seguir por aquí, voy por allá". Los consejos del motero, taxista, recepcionistas, son solo eso, consejos. Pero cada quién tiene sus gustos y cuántas ves nos arrepentimos de hacer caso. Pero menos mal que la flexibilidad es capaz de enderezar cualquier error.

"Ser precavido"

Pues siempre se ha dicho, "de noche los gatos son pardos". Bueno... en muchos lugares son más pardos todavía y si se puede evitar pues mejor. Otras veces no se puede, sobre todo si llegas a un lugar a las 3 de la mañana de un bus por ejemplo.
Ese sexto sentido que desarrollamos los viajeros, es la mejor luz para ver si andamos en peligro en cada momento. Y no solo de noche. Lo que sí creo que hay que desestigmatizar los etiquetamientos, lugares malditos como Ciudad Juarez, San Pedro Sula o Mindanaopor ejemplo, luego ves que no es para tanto y otros más normales, te joden bien jodido.

"Tener las cosas claras"

Claro que sí. Bueno... mujeres también las miro eh!!. Pero yo hablaré de cervezas, que me las pruebo todas y como cafeinómano que soy pues todos también. De la comida la que me entra, no suele habeer problemas.

"Leer"

Si, pero los libros pesan. Los románticos les gusta el papel, pero creo que es mejor ya irse a lo práctico. De los tiempos muertos, me acuerdo mucho de los del tren y los del bus, y en muchos trayectos hay tanta distracción de todo lo que te sorprende, que sería en capaz de leer dos minutos seguidos. Celebro que continúes con tu hábito de leer antes de dormir ¿por qué no seguir haciéndolo en los viajes?

Gracias por nombrar mi Blog, aunque no creo que merezca tanto alguien tan perezoso para escribir como un servidor :)

Saludos Blas!!!

igoa dijo...

Y que es esto del "nominamiento", querido Blas?
Bueno, citarme al lado de Trashumante y Carlos ya es un gran honor y no debe se ser nada malo. Jajaja!
Saber, saber... yo no se mucho! Pero lo que no se y no llevo vias de aprender es "cerrar la boca y no despotricar" cuando las cosas se tuercen.
Es que una...
Besos

efurom1 dijo...

Jaaaja! Esta´muy bien eso del blanco como cajero automático.Pero mejor está eso de adaptarse al terreno o saber cambiar de rumbo.
Te ha quedado una entrada más que curiosa...a pesar de ser consecuencia de estos jueguecitos en los que a veces uno participa por "obligación".
Sólo una pega, Blas: que no me hayas incluido en la "rueda" :-)

Paco Nadal dijo...

Buenisimo, compañero, buenísimo! Un post genial que describe lo que ya sabíamos quien te conocemos: el viejo y cascarrabias Blas es de los pocos viajeros íntegros que conozco, a los que las modas no le han cambiado. Y pese a no ser un mocito, es más mochilero (en el buen sentido de la palabra) que muchos jovenzuelos que se las dan de ello. Sigue así, viejo gruñón. te queremos!

perez martines dijo...

buno hay diferencias entre gustos y colores hay personas que les gusta solo quedarse en su hotel y hay otras que hasta desean aprender un idoma nuevo