6 de septiembre de 2014

Desesperado y triste

Desesperado como nunca, triste, acojonado, impotente ante la vileza del destino, el viajero insatisfecho también se quiere despedir en su ‘blog’ de su amiga del alma, de su chica,…., del amor más largo, pasional y fuerte de su vida.
No es una exposición pública de dolor, es un grito helado de insatisfacción.
Como no tiene ánimo para escribir -sin duda es necesario tenerlo para redactar una línea- va a utilizar unas palabras de despedida, atribuidas a García Márquez (no es seguro)que son -cree- una velada poesía:
"Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.
Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.
Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen. Escucharía cuando los demás hablan, y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!
Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo sino mi alma.
Dios mío, si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos...
Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida... No dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer u hombre de que son mis favoritos y viviría enamorado del amor.
A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse!. A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido. Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres...
He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.
He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse. Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo."

Copyright © By Blas F.Tomé 2014


8 comentarios:

Mark de Zabaleta dijo...

Un gran homenaje....

Saludos

igoa dijo...

Bellisimas y muy acertadas palabras, Blas.
Todo queda dicho.
Un fuerte abrazo y hasta pronto

gloriainfinita dijo...

Has elegido un texto precioso, amigo. Siempre he pensado que eres de esa tribu que piensa todo lo que dice, aunque no dice todo lo que piensa. Aprendamos, aprendamos. No intento levantarte para que no me mires desde abajo, aunque sería la única forma de que alguien me mirara desde abajo (taponcito soy y a mucha honra).
Te quedará mi nueva dirección aquí y un día de éstos te doy la paliza para que me expliques cómo poner tantas cosas en los lados. Besos pa 'mi tigre'

Anónimo dijo...

Caramba Blas. Lamento tu dolor.
Recibe un fuerte abrazo.

Carlos Conde

Did. dijo...

No sufras, Blas. Relájate y disfruta, la vida es cíclica! Volverás a estar on the top.

Un saludo!

Carlos el viajero dijo...

Joder Blas. LLevaba yo dos meses desconectado, y me encuentro con esto. Me has dejado helado!!
Me da mucha pena y espero que sea un estado temporal de este ánimo tan decaído para escribir y reflexionar de esas situaciones vividas en tus viajes.
Tomaté tu tiempo y ójala vuelvas muy pronto con tus relatos y el estilo único con el que lo haces.
Un abrazo Blas y te deseo lo mejor con o sin el Blog.
Un cordial saludo, viajero :)

Independiente Trashumante dijo...

Bueno, Blas ¿qué te puedo decir? Las palabras de García Márquez y, ssobre todo, tus palabras iniciales, lo expresan todo, tanto la apuesta por la vida como la frustración que supone vivirla algunas veces.

He vuelto de mi viaje y aquí me tienes, de tu lado, para lo que quieras.

Saludos y abrazos.

Diana Millos dijo...

No sé si volverás algún día a escribir en el blog, pero por si acaso, te he nominado en una de esas listas en cadena que tanto me gustan! Un saludo, allá donde estés! Por cierto, dónde estás?

Aquí es donde te he mencionado ;) http://dianamiaus.blogspot.com.es/2014/10/9-cosas-que-no-se-hacer-todavia.html