5 de mayo de 2012

Miradas ¿de reproche?


Este leonés, cuando viaja, siempre termina sus paseos en los mercados. No es que pretenda llegar a ellos -a veces, sí- es que se los encuentra cuando más perdido está por las locas caminatas sin rumbo que dedica a las grandes ciudades o pequeñas poblaciones.
Una colectividad humana ésta de los mercados que va a lo suyo, que avanza parsimoniosamente entre tenderetes, cestos de frutas y verduras, bultos de ropa usada, charlas de comadres y fardos de comida. Una colectividad que se apresura a tapar, con empujones, andares y huellas, las huellas u olor del paso del aventurado visitante. Algunos metros transitados entre la multitud en el centro de esos mercados bastan para abolir el mundo exterior, el de la calle; un universo deja lugar a otro bien distinto, donde el sentido del olfato se agudiza y el sentido de la vista se alerta y se previene.
Pero el viajero insatisfecho con pinta extranjero o el sursuncorda, aunque quiera, nunca pasa desapercibido. Aunque pareciera que la incondicional mezcolanza con la multitud, muy propicia en los mercados, le va a llevar a pasar inadvertido siempre se encuentra unos ojos que observan sus movimientos preguntones y, a veces, admirativos. Cuando fotografía, le lanzan esa mirada de reproche, de curiosidad o sorpresa aunque, casi siempre, sea difícil discernir su tipo. Se le encogen los músculos al saberse sorprendido y nunca sabe si debiera pedir disculpas, agradecer el gesto o hacerse el despistado; mostrarse firme cuando recibe una regañina o excusarse con el que se muestre ofendido.
¡Le han pillado, viajero y fotógrafo aprendiz!.
¡Ríndase ante la evidencia!.

Copyright © By Blas F.Tomé 2012

8 comentarios:

Mark de Zabaleta dijo...

Está claro que un blanco llamará la atención en cualquier mercado de África...aunque comparto la idea de conocer mejor esas culturas en esos centros de intercambio, transacción y comunicación que en las clásicas visitas "guiadas" !

Un cordial saludo
Mark de Zabaleta

emilio dijo...

En eso de los mercados estamos de acuerdo, Blas. En cuanto a las miradas al fotógrafo, las habrá de curiosidad o de sorpresa, pero yo creo que en ocasiones son también inquisitivas: ¿qué carajo querrá este tipo fotografiar? ¿por qué le llama esto la atención?
PD. Lo del libro del canal de Panamá -no su lectura, sino las dificultades para acceder a él- casi que dan para un post. A lo mejor me animo otro día y escribo algo. Un abrazo: emilio

V(B)iajero Insatisfecho dijo...

¡Vamos a ver, 'emilio'!. Si verdaderamente estas interesado (y creo que sí) envíame un correo con tu dirección y te lo envío sin falta ["El país creado por Wall Street"]. Eso si, bajo 'juramento hipocrático' de vuelta (ji).
Un abrazo.

NuriaNómada dijo...

Me gusta la mezcolanza y los mercados, y especialmente los africanos. Universos apasionantes "donde el sentido del olfato se agudiza y el sentido de la vista se alerta y se previene" como bien dices y muestras.
Es lógico que un blanquito fotografiando y curioseando llame la atención en ocasiones, y más con tu melena leonesa y canosa al viento ;)
Un beso (preparando Namib inminente)

Paco Nadal dijo...

Consuélate Blas: no solo somos blancos... es que además parecemos blancos. Es imposible pasar desapercibidos en un mercado de África. Pero sería el momento de sacar tus innegables dotes persuasivas y de "yo no he roto un plato en mi vida" para ganarte la confianza de esas matronas. Aunque les saques fotos sin su permiso. Un abrazo!!!

Trasindependiente dijo...

Ah, los mercados... Esos lugares únicos que no se parecen a nada y parecen resumirlo todo.

Yo, con mi timidez, intento que no me vean hacer fotos cuando estoy en ellos.

Gracias y saludos.

fernandomaria dijo...

Los mercadillos son muy interesantes, a través de ellos se aprecian muchas cosas que no se ven en los comercios convencionales.
Ahora bien, al igual que Mark, pienso que un blanco en medio de tanto negro no es nada difícil que no destaque.
Un abrazo, Blas.

gloriainfinita dijo...

¡Ostras Pedrín! Que post tan guapo que te ha quedado, menudo trapicheo que te llevas con el lenguaje que le pone color a tus 'comistrajos fotográficos', mi señor rey del 'fotochop'.
Querido, no hay dios que adivine si las miradas son de reproche, tomadas desde tan lejos pero, puestos a apostar, yo diría que no, que son miradas, solamente miradas y que, si les hubiéramos de poner adjetivo, no sería 'reproche' el adecuado, más bien serían miradas de mirar algo que no se puede ver todos los días, porque no siempre, en un mercado africano, aparece un tigre de León, paseando sigiloso, tratando de pasar desapercibido mientras degusta todo el color, el olor, la vida que allí se muestra.
Luego, sigo, niño de los peines rotos, disfrutando de tus 'me-reconcomos'... prepárame algo de merendar para el paseo.
Besos, rey del mambo.