26 de julio de 2020

Sassandra, en la desembocadura del río / Costa de Marfil

Casa del antiguo Gobernador de Bas Sassandra

Largo y bacheado trayecto hasta Sassandra, en la desembocadura del río con el mismo nombre. Venía de la población de San Pedro en un pequeño minibús destartalado que sorteaba, en algunos casos, o se lanzaba con decisión, en otros, a los muchos baches de la carretera. El trayecto lo hizo en el asiento del copiloto con otro pasajero más. Un poco apretados, pero al menos en primera línea de visión de todo lo que acontecía en la carretera. Suele solicitar este asiento cuando las condiciones lo permiten. Mejor que ir apretujado en la parte trasera. El minibús le dejó en la parte alta de la población. Para bajar a orillas del mar, donde tenía previsto alojarse, utilizó un taxi compartido que le ofreció una dama que iba hacia la misma dirección.

Pasó tres noches en un pequeño hotel cercano a la desembocadura del río, compuesto por varias casitas/cabañas, en cada una de ellas dos habitaciones. Limpio, tranquilo y barato. Daba la sensación de estar llevado por mujeres, pues fueron las únicas que vio atendiendo a la clientela. Escasa, por otro lado.

Muy importante era la desembocadura del río para los pescadores, casi todos ellos venidos del país vecino, Ghana. Allí resguardaban sus barcos del oleaje a falta de un puerto pesquero artificial. Descargaban lo pescado a lo largo de la playa, sistema muy utilizado entre los pescadores africanos: la arena de la playa era su puerto de atraque y descarga. Luego, mediante un pequeño giro y trayecto, se internaban en la tranquilidad de la desembocadura del río.

Al día siguiente de la llegada, el viajero insatisfecho contrató una pequeña piragua para hacer un recorrido fluvial por el delta y los paisajes que se veían a lo lejos. Tranquilidad y belleza, podrían ser las palabras claves para definirlo. Tuvo oportunidad de atravesar un canal natural repleto de manglares que fue como una internada directa a la naturaleza salvaje. Con el silencio que da el remo y lo cercano que están los fondos arenosos de la desembocadura observó variedad de pequeños animales, pájaros o caracoles marinos (a millares). El barquero-guía se vanagloriaba de que allí, en aquella zona, nunca pasarían hambre, pues la naturaleza ponía a su disposición multitud de productos.

Poblado ghanés

Un reposado paseo entre manglares, que a este mochilero le encantan; la visita a un pequeño poblado de pescadores al lado contrario de la desembocadura, donde había nacido el joven barquero, y un recorrido por el poblado de pescadores ghaneses, fueron los parajes que pudo disfrutar aquel día. Nada espectaculares, pero con tanto sabor africano, que no los cambiaría por la Vía del Corso, de Roma.

En el poblado ghanés, multitud de hornos artesanos para secar el pescado convertían el lugar en algo especial, en un ajetreado espacio. Un paisaje de plásticos, el aparente abandono, hornos de barro humeando, olor a pescado, el trasiego de jóvenes portando en sus cabezas cubos con peces recién pescados, mujeres atendiendo los hornos, niños jugando entre la suciedad y los pequeños regueros de aguas sucias, daba el aspecto de un asentamiento entre desapacible y peligroso. Territorio de favelas, pero para una visita, un lugar curioso.

Al lado de la playa, un pequeño monolito rendía homenaje a la tripulación de MV Dumana, soldados británicos que murieron después de que este barco fuera alcanzado por torpedos frente a la costa de Sassandra, en la víspera de Navidad en 1943, durante la Segunda Guerra Mundial.


A orillas de la desembocadura del río Sassandra

Canal de manglares

Piragua en el delta del río Sassandra

También merecía la pena la casa del antiguo Gobernador de Bas Sassandra, en lo alto de una pequeña colina que se formaba en la desembocadura del río. Creedle si opina que era un privilegiado asentamiento para la mansión de un gobernador, o un 'jefecillo', o para cualquier persona local. La casa, a punto de derrumbe, estaba desconchada y negra por la humedad y el abandono. Un huerto cercano, cuidado, ordenado y verde de hortaliza, parecía entornar el futuro hacia el lado del optimismo.

En aquel entorno y en aquella posición era un lugar de permanente brisa marina. Muy de agradecer.

Monolito en homenaje a las víctimas del Dumana

VÍDEO
Copyright © By Blas F.Tomé 2020

6 comentarios:

Mark de Zabaleta dijo...

Impresionante ...

Saludos

Emilio Fuentes Romero dijo...

Tú eres viajero, Blas. Yo sedentario. Tú, africano (iba a decir africanista, pero esa palabra tiene unas connotaciones...), yo europeo. Qué tenemos en común? Que, cuando viajamos en bus nos gusta el asiento del copiloto, con una buena visión del panorama ( a otros les gusta ver una peli el viaje
Hoy me he encontrado esta noticia del enlace. ¿Qué opinas?
https://www.publico.es/internacional/libertad-prensa-periodista-detenido-cuatro-dias-estados-unidos.html

V(B)iajero Insatisfecho dijo...

¡Qué quieres que te diga Emilio!. Un país que vota a Trump, y que sigue apoyando sus políticas actualmente, sin analizar su curriculo-presidencial, tiene una credibilidad, cero. Trump se encarga de lanzar dardos a la prensa continuamente y, en esta línea, la policía y los regidores públicos se sienten autorizados a esas detenciones.
Lamentable, pero cierto.
Muchos reporteros gráficos, son detenidos por fotografiar las tropelías que hace la policía, con lo que ésta hace otra tropelía más. Y así sucesivamente. Esto va para largo.
............
Espero te haya gustado mi aventura 'sassandriana'. Creo que después de 10 o 12 'post' sobre este viaje, ya he cumplido.
Gracias, Emilio, por ser un fiel seguidor.

Pilar P. dijo...

Qué delicia de vídeo, de música de paisaje y paseo...
Y, al principio del video, qué 'mosqueo' parecían tener los de la piragua que se fueron acercando a la tuya, ¿no?

Has elegido bien las palabras claves del paseo fluvial: tranquilidad y belleza.  Imagino el silencio alrededor de los manglares con esos caracoles acuáticos...  Supongo que te sentirías, casi, en otra dimensión...

Qué aventura debe ser ir por esos parajes así, viajero... 

La foto de la piragua de exposición... ¡Preciosa!
La del poblado ghanés, 'remueve'..., como imagino hace la mujer entre todo eso a su alrededor...
Y la de los manglares, de gran belleza misteriosa...

Viajero, lo de dama te ha quedado muy caballeroso. (Ji)

 
Besotesss y espero estés pasando bien estos calores de agosto.

V(B)iajero Insatisfecho dijo...

"Qué aventura debe ser ir por esos parajes así, viajero...", dices. De otra manera, no me gustaría ni me seduciría hacerlos. De verdad.
Gracias, Pipedi/Pilar por tus, siempre, cariñosas palabras.
Estos calurosos días los paso como puedo: un poco de 'terruño', otro poco 'los madriles' y me queda aún mucho: ¡indecisión!.
Besotes, hasta ¿Denia?.

igoa dijo...

Despues de Pipedis, que puedo anadir...suscribo todos sus elogios.
Venga, dinos lo que estas preparando para el proximo viaje ahora con tanto tiempo.
Bssss