9 de diciembre de 2019

Parque nacional Bryce Canyon

P.N. Bryce Canyon

El grupeto ‘del Nissan’ (amigos de visita a los parques de Estados Unidos) se había alojado en Hatch, un pequeño (?) rancho en la ribera del río Sevier. El río, en sí, era una especie de riachuelo que dibujaba multitud de meandros por toda la extensión del valle hasta donde llegaba la vista.
Para llegar allí desde la anterior población de descanso, Page, el pequeño grupo de amigos había circulado durante un trecho en paralelo al curso del Mystic River, sin saber si la homónima película tendría algo que ver con él. Tal vez su autor se había inspirado en su tortuoso cauce para entramar la retorcida historia. En todo caso, unos ríos que alimentaban de vida aquellos parajes repletos de pinos, muchos ponderosa u otras clases, que daban aspecto agreste a todo aquel lugar. Pero ¿qué había en esta población? ¿qué había en Hatch?. Nada, excepto el serpenteante río, la humedad de sus orillas y la taberna ‘Bear in the beed’ donde, una vez concluida la visita al parque nacional, cogieron fuerzas a base de carnaza a la brasa y ‘Uinta Beer’. Simpática taberna que recibía a los clientes con dos sendas figuras de vaqueros, tamaño natural. Uno de ellos, pertrechado del sombrero mexicano al uso. Ah! En este poblado también había una decadente tienda de antigüedades, casi cacharrería y almacén de inservibles; un lugar ideal para un desayuno copioso y batidos golosos, y unos colonos allí establecidos difíciles de ver.

P.N. Bryce Canyon

Llegaron de mañana a la entrada del Bryce Canyon (Cañón Bryce), nombre mentiroso. No era un cañón sino más bien un anfiteatro de rocas esculpidas por el viento, la lluvia y la nieve. Por la naturaleza, sin más. Extenso falso cañón, sí. Multitud de caminos, sendas, miradores ayudaban a divisar los efectos de una naturaleza salvaje, tremenda, sin complejos, ruin, en ocasiones. Maravillosa, las más.
Después de pasar por caja, tomaron un bus que parecía la mejor manera de recorrer los silvestres rincones del parque nacional. Comenzaron por unos de los miradores, después vendrían los demás. Algunos, recorrieron andando, y divisando. Andando, y fotografiando. Andando, y de risas. Estaba el Bryce Point, el Inspiration Point, Sunset Point, el Sunrise Point o Rainbow Point.
Todo era un conjunto de columnas veteadas, figuras, efigies picassianas, ventanas multiformes y chimeneas de hadas: los famosos ‘hoodoos’. El agua de lluvia se había encargado de todo este desfile de formas o pináculos rocosos alargados, con una gran combinación de colores, rojos, ocres y blancos. El agua se congelaba de noche, se disolvía con el día y generaba, bajo fuertes presiones, grietas que se convertían en irregulares formas. Todo un conglomerado de bellas figuras naturales o crestas, conformaban aquel paisaje diferente.
Centenares, miles de visitantes aparecían aquel día -seguro, que todos- por cualquier recodo o recoveco por donde mirara el viajero insatisfecho. A veces, en la lejanía, parecían termitas negras al lado de su termitero. Era posible hacer senderismo, alejarse caminando por veredas pisadas y repisadas por visitantes ansiosos. Estaba el conocido Navajo Loop, afamado y en apariencia no muy difícil de sortear. No había mucho tiempo. Quizás no hubo ganas. Pereza, más bien.
Un soleado día, por momentos, amenazó lluvia.
Figuras y pináculos en el P.N. Bryce Canyon

La entrada al 'Bear in the beed'


Copyright © By Blas F.Tomé 2019

3 comentarios:

efurom1 dijo...

¿Ponderosa es un tipo de pino? Pues a mí me recuerda "Bonanza", aquella serie de televisión, de las primeras que emitió TVE. No recuerdo si en La Ponderosa había pinos, pero me parece que no. No he tenido ocasión de ver Mystic River, pero creo que Eastwood se lució (en el buen sentido). No está mal esa forma de reponer fuerzas a base de carne a la brasa y cerveza.
Un presidente y un cañón falso y mentiroso? Demasiado...
Si esos visitantes no hubieran estado tan lejos, tal vez te hubieras sacudido esa pereza y te habrías decidido por el senderismo.

Pilar P. dijo...

Me siguen impresionando esos altos  paisajes de color arena y sus contrastes con  el verdor de los pinos...  Me ha gustado lo de las 'chimeneas de hadas' (los famosos ‘hoodoos’) desconocía que se llamasen así... La verdad es que si impresionan verlas así, impresionarán aún más en 'vivo y directo'... 

Al ver esa entrada al típico bar americano imaginaba al 'grupeto', (después de una fresquita 'beer') bailando a ritmo de esa típica música 'country', dando taconazos con las botas... ;-))

Como a Emilio, la ponderosa me ha recordado también a aquella famosa serie de 'Bonanza'...

Besotesssss, viajero. ¿Estás ya preparando de nuevo 'la mochila azul'?


Carlos el viajero dijo...

Presiento que esa carnaza a la brasa y la Uinta Beer fue lo más provechoso de la amarabuntada congregación de turistas. A parte de ese muñeco mexicano que animó la entrada de la taberna. Lo de pasar por caja para ver cada parajito tampoco, pero es gringolandia. Money talks...