17 de junio de 2016

Ciudad de Lamu, ciudad 'swahili'

Calle principal de la ciudad

Antes de pisar sus estrechas calles, el viajero insatisfecho ya había oído hablar de la ciudad de Lamu pero no había generado en su mente un dibujo parecido a la realidad y eso que había paseado por Old Town, en Nueva Delhi, y se imaginaba algo así. Nada que ver. Las calles de Lamu, más bien el laberinto de Lamu, no tiene nada que ver con lo visto en otras ciudades. Sus angostas calles destilaban tranquilidad, tal vez la calle principal podía ser un poco más movida, pero no en exceso. El hecho de que no hubiera vehículos a motor, únicamente pequeños burros de carga, le daban un aire de reposo aunque este fuera un abigarrado reposo. Sin duda alguna, perderse por sus calles era una experiencia singular. Algunos viejos con sus tejidos topis observaban al mochilero, una mujer con su hiyab cubriendo su rosto se cruzaba en silencio, un borrico cargado de sacos de arroz adelantaba al caminante o una joven musulmana le observaba a lo lejos pero al cruzarse con ella apartaba su tímida mirada o, incluso, se introducía en su casa. Y eso que los habitantes de Lamu estaban acostumbrados a las visitas. La isla era atractiva para el turismo europeo, entonces minimizado por los efectos del terrorismo de Al Shabaab. El turismo no suele ser valiente con la violencia. Hasta cierto punto comprensible.

Calle de la ciudad

Y el leonés miraba a lo lejos la estrecha callejuela por la que avanzaba mientras ojeaba los canalillos de aguas que recorren como una auténtica red todo el entramado de calles y callejas. Un leve hedor a desagüe, a veces algo más fuerte, no le impedía admirar todos los recodos, las casas construidas con desechos de coral, las puertas 'swahili' talladas hasta extremos increíbles o los porches pintados de un amarillo mostaza que mantenían al fondo una moderna puerta de entrada a una vivienda local. La tranquilidad era absoluta. Solamente el viajero se despertaba de una especie de ensueño con el trote de algún pollino provocado por algún zagal con prisas o cuando las pisadas de algún viandante se dejaban escuchar con cierto eco. Todo lo demás era armonía, era ensimismamiento, era admiración por lo que se veía y se oía, o más bien, por lo que no se oía. Era, ya lo había dicho, reposo.
Lo más transitado, sin duda, era el paseo marítimo, el paseo que se abría a aquel mar, también tranquilo por el entramado de islas que amortiguaban su fuerza. Y allí, en un lado del paseo, se encontraba el único museo del mundo dedicado a los burros (The monkey sanctuary). Aquellos días, el museo/corralillo albergaba una decena de équidos, pequeños y, en apariencia, pacíficos que comían tranquilamente lo que un joven les había echado en el pesebre. Parecía que hubieran sido domesticados allí por los siglos.
Paseó y paseó al atardecer por sus calles, en un incansable paseo por un mundo ya casi olvidado, a punto de extinguirse.

Museo de los burros

Puerta tradicional 'swahili'

Copyright © By Blas F.Tomé 2016

5 comentarios:

Independiente Trashumante dijo...

Un paseo que seguro ya es inolvidable para ti y que consigues que lo sea para el que te lee. Reposo, ensimismamiento, armonía, un presente que ya casi es pasado... Espléndido.

Gracias y saludos.

Paco Nadal dijo...

Gracias por traerme recuerdos de ese maravilloso lugar

efurom1 dijo...

Hola Blas: Tan acostumbrados estamos a la vorágine de nuestras ciudades que esa tranquilidad y esa ausencia de ruidos y de coches a más de uno le parecería insoportable si de pronto se tuviera que "teletransportar" allí sin previa fase de "descompresión".
Por otra parte, creía que algunas calles de los barrios antiguos de nuestras ciudades y pueblos eran estrechas, pero al ver la calle principal de Lamu...
Un abrazo: emilio

Carlos el viajero dijo...

Un laberinto y encontrarse con esos pollinos y ver que se pueden orientan mejor que uno mismo, mmm nos da pa reflexionar.
No conozco ese lugar, pero me lo apunto. Seguro que encanto no le falta.
Saludotes :)

Anónimo dijo...

Y yo, como estoy leyendo con "gafas descubre gazapos" todos estos contratos, visados y otro papelajos en mi mano...
Que descubro? "monkey" por "donkey" Jajaja! Tu sabrás perdonarme, tigre!
Como puedes comparar "OLD DELHI", la de los millones de usuarios, a ese laberinto abandonado? Aquello es el caos organizado, la vida burbujeante, la descomposición creadora...Y no hablemos de olorcillos! Lo tiene todo!!!!!!!!!!

Acabo de volver de Costa Rica y de la Embajada de la India. Aterrizo en mi pueblo envuelta hoy en neblina y sirimiri.
Estaré por aquí hasta mediados de julio con los electores desencantados.

Besos desde esta Casa de Cultura de mi ex-barrio