1 de diciembre de 2015

Parque Nacional de Yala


-Elefante, al fondo, y japonesa, espécimen también abundante-

El tan cacareado Parque Nacional de Yala por los libros-guías de Sri Lanka, y en especial por la ‘lonely’, decepcionó a este mochilero. En sus adentros, una vez realizada la visita, pensó que para el que conociera alguno de los parques nacionales africanos, la aventura en el Yala le iba a resultar un poco pobre, al menos en cuanto a animales avistados.

-Cocodrilo-

El centro de operaciones para hacerle una visita era la ciudad de Tissa (hay otras),  tranquila ciudad cercana y con la suficiente oferta de guías con sus 4x4 para poder cumplir con el objetivo de la aventura. El viajero insatisfecho llegó a Tissa después de varias horas de autobús desde las tierras altas de Sri Lanka, concretamente de Haputale, y no directamente pues tuvo que hacer transbordo en un pueblo que no recuerda. Toda una mañana, y parte de la tarde, de ‘curveteo’ en un autobús local, le posibilitó conocer todos los parajes de paso con cierta lentitud y parsimonia. Pueblos y más pueblos, cascadas, bosques interminables, curvas, montañas verdes hasta su cima y, sobre todo, paradas y más paradas para bajarse o subirse la gente local. Al fin y al cabo era su medio de transporte no el de este intruso leonés. Nada más parar el autobús en la ciudad de destino, un joven caza-mochileros le abordó. ¿Qué mochilero se acercaba a aquella ciudad y no visitaba luego el Parque Nacional aledaño?. Y al mochilero que tenía delante de él le veía despistado y con cara de necesitar información, como así era. A través de este jovenzuelo consiguió un hotel barato y mediante él cerró el trato para recorrer al día siguiente el Yala. No era la mejor época del año, pero el agente turístico casi garantizaba el avistamiento de algún leopardo, y el resto de animales, por supuesto. La ‘lonely’ también consideraba a Yala como “uno de los mejores parques del mundo para ver leopardos”.
No hubo suerte con este felino.

-Gallo de bankiva-

En el parque se estimaba que habitaban unos 300 elefantes salvajes “pero que pueden ser escurridizos”, según el libro-guía. También había osos de pelo negro [fotografía], peludos osos perezosos, chacales, sambares (parecidos a los gamos), chitales (también parecidos a los gamos pero moteados), jabalíes, búfalos, mangostas, gallos de bankiva, pavos reales, monos, y unos cocodrilos “asombrosamente grandes” (tampoco era para tanto y, además, se veían muy lejanos). Fueron cuatro horas completas, con un breve descanso, dentro del parque y la suerte (con la que siempre hay que contar para poder ver animales en la más absoluta libertad) no fue muy propicia.
Otra vez será.

-Oso de pelo negro-


Copyright © By Blas F.Tomé 2015

5 comentarios:

Carlos Martinez dijo...

Lo de ver animales en libertad es dificil, yo creo que siempre. Pero eso es casi cuestión mas de suerte que otra cosa. A mi me fastidia mas cuando fotografos de la naturaleza y documentalistas mienten. Cuentan sus experiencias y la mayoría son tan mentiras como las de el cazador.
Pero bueno, esto daría para mucho hablar. Y el resumen es que hay que cargar con mucha artillería y conocer a los animales. Y suerte claro

Independiente Trashumante dijo...

Bueno, bueno, quizá no sería el mejor parque para ver animales, pero el camino que describes en aquel autobús local me parece que sí que fue especialemnte interesante. Y ya sabes de sobra que el viaje no es llegar sino hacer el camino...

Gracias y saludos.

Emilio Fuentes dijo...

El agente turístico y las guías saben vender bien la moto, Blas. De todas maneras, aunque te veo un pelín decepcionado por la visita al parque de Yala, parece que fue más interesante el camino recorrido ( a pesar del curveteo) que el propio parque en sí: como la vida misma!
Un abrazo: emilio

igoa dijo...

Y el ilustre leones se dedica ahora a poner su membrete, bien clarito, en sus posesiones japonicas? Jajaja! Te ha quedado reque!
Eso de los parques ya se sabe...De no ser esos medio industriales, es dificil ver animales "interesantes" aparte bufalos, cabras y sus clones.
Y no me hables de esa industriaguia, que cada vez esta menos actualizada, por no decir patrocinada. Tras las ultimas traiciones, no volvere a comprarla.

Esos viajecitos en bus me los conozco bien, muy exoticos las primeras veces, luego, el tiempo les quita poesia y aparece la realidad en todo su cutre esplendor. O no?
Besos y...por donde anda su merced?

igoa dijo...

Has puesto tu esa publi de montanas que no deja publicar el comentario? Hay que ir a "vista previa".
Mas besos