9 de agosto de 2014

Setas y hongos zambianos

-Puesto en el arcén, vendía 'hongos de Navidad'-
Sorprendía al visitar los mercados zambianos, al pasar delante de los puestos callejeros en las ciudades o al divisar los tenderetes en los arcenes la gran cantidad de hongos y setas de diversos tamaños y colores que existían. Sin duda, se fijó en ello por esa curiosidad convulsiva del viajero insatisfecho por las cosas insistentes o repetidas que se encuentra en el camino.
Dejándose uno llevar por la velocidad del bus, se divisaba, según amanecía, la sabana-selva como un manto húmedo y brillante verde. Ambiente natural y propicio que, recordando los puestos del mercado de Lusaka, le hacía pensar en las sabrosas setas que crecerían en los montículos termiteros, abandonados hace tiempo.
[Se acercó a aquel solitario termitero. La mañana anterior una lluvia calma pero testaruda había caído sobre el destrozado túmulo, donde crecían ya vigorosos arbustos salvajes y hierbajos. A su orilla, un árbol de varios lustros daba sombra a aquel montón de tierra rojiza. Al apartar las ramas caídas y más rastreras, un grupo de setas blaquecinas mostraron su generosidad natural. Arrancó dos de ellas y las miró].
Un sueño.
La ‘amanita zambiana’ era una de las más frecuentes en los tenderetes de la ruta. Originaria de la región, era la más popular e identificable, también conocida como ‘hongo de Navidad’, muy abundante alrededor de diciembre y principios de enero (época en la que estuvo por allí el mochilero), de ahí su nombre. En ocasiones, este hongo se secaba para su almacenamiento, pero sólo después de haberlo hervido y escurrido el agua.
-Puesto callejero, con setas de varios tipos-

Pero había otras en los puestos callejeros que le llamaban la atención por su colorido casi deslumbrante, amarillo y rojo intensos que atraía la vista. No eran los zambianos muy amables a la hora de dejarse fotografiar aunque consiguió alguna instantánea robada del mercadeo existente.
Supo, luego, que una de las mayores setas del mundo tenía su origen en los bosques zambianos: la vulgarmente conocida como ‘chingulungulu’.
No la vió.
-Puesto callejero en Lusaka-

Copyright © By Blas F.Tomé 2014

6 comentarios:

Igoa dijo...

Vaya!Esto de los blogs me la tiene jurada. Me ha desaparecido el comentario.
Sera que este nuevo ordenador me la juega a la chita callando por ignorante?
Bueno, decia que yo pensaba que las amonitas eran muy venenosas... claro que cocidas y secas...
Las amarillas son un lujo! Todavia no las secuestrado los grandes de la cocina?
Besos

Trasindependiente dijo...

Mi pasión por las setas es infinita. Me alegra mucho conocer por ti esas variedades africanas que yo me hubiera parado a comprar y cocinar en cuanto pudiera.

Gracias y saludos.

igoa dijo...

Blas, seguimos contigo. Lo sabes, no?
Besos

Mark de Zabaleta dijo...

Un mundo realmente distinto...hasta en las setas!

Un cordial saludo

Zambia dijo...

Curioso que en un país con fama de seco tengan esa enorme variedad de setas y la cultura de su consumo. Me encanta la Micología, así que felicidades por la entrada, muy interesante, la comparto.
Un saludo!
Alvaro

Carlos el viajero dijo...

Esos hongos son tan curiosos como su brillante colorido.
Pero que sana es esa curiosidad de por la búsqueda de lo inusual y desconocido.