10 de abril de 2014

Los monjes coptos etíopes

-Monje etíope, en las calles de Bahar Dar-

Viajar por Etiopía era tener un permanente encuentro con los sacerdotes o monjes coptos que iban unidos a la antiquísima religión del país. Se ofrecían voluntariamente a ser fotografiados con un envidiable talante. Muchas veces extendían la mano, una manera de solicitar el correspondiente donativo; otras, hacían el gesto de la bendición con su cruz ortodoxa, y las más, se despreocupaban con una sonrisa. Y ahí, el enfrentamiento a estos personajes religiosos era muy diferente entre los etíopes y los extranjeros. Los primeros les guardaban un respeto rayano a la devoción, y a los segundos les parecían ideales para hacer una bonita y original, cada vez menos, instantánea.
¡Eran tantos y de tantos tipos!.
-Monje etíope, en Addis Abeba-

La comunidad religiosa entre los ortodoxos etíopes era muy complicada. Constaba de sacerdotes, dabtaras, monjes, monjas y diáconos. Unos se encargaban de la enseñanza religiosa y las funciones administrativas; otros habitaban en los innumerables monasterios. Unos, eran célibes y, otros, se podían casar. Podían ser elegidos obispos, o no.
Algunos, sospecha este mochilero, se vestían como tales y mantenían una espiritualidad muy pero que muy sui generis [primera fotografía].
Una complicación.
Por la calle, y a las puertas -y en el interior- de los monasterios rondaban como las abejas liban. Merodeaban por los templos en Addis Abeba, por los monasterios del Lago Tana, por las iglesias de Lalibela,... Eran simpáticos, poco tímidos y cargados de paciencia con los pesados extranjeros y viajeros.
No eran como los sadhus hindúes pero, a veces, al encontrarles mantenían ese aire de ascetismo que cuando uno se topaba con el siguiente se encargaba de desmoronar.
La mirada del viajero insatisfecho para con ellos siempre estuvo cargada de comprensión.
-Monje etíope, en los monasterios del Lago Tana-

-Monje etíope, en los monasterios del Lago Tana-

-Monje etíope, en las iglesias de Lalibela-


Copyright © By Blas F.Tomé 2014

9 comentarios:

Trasindependiente dijo...

La comprensión del viajero se nota en esos espléndidos retratos que nos ofreces.

Además me aventuro a decir que el viajero insatisfecho es más comprensivo cuando viaja (por Africa) que cuando está en el resto de su vida, y seguramente lleva buena parte de razón en sentir y pensar así.

Gracias y saludos.

Anolig dijo...

Comparto cada una de las palabras del anterior comentario...
Hacía tiempo que no te comentaba, pero siempre estabas presente amigo Blas.
Excelentes retratos que con tu permiso comparto en mi página...
Un gran abrazo

Anolig dijo...

Comparto cada una de las palabras del anterior comentario...
Hacía tiempo que no te comentaba, pero siempre estabas presente amigo Blas.
Excelentes retratos que con tu permiso comparto en mi página...
Un gran abrazo,
Ilona

fernandomaria dijo...

Nos dejas una información interesante, que nos permite conocer más y mejor los lugares de África que nos enseñas.
Un abrazo, Blas.

efurom1 dijo...

Pues sí que es complicada esta comuidad religiosa etíope. Desde luego, si tuviera que elegir, me inclinaría por ser uno de los que se pueden casar (y que tomen nota de paso en Roma).
Un abrazo: emilio

igoarinon dijo...

Mira, amigo Blas. Acaba de marcharse el hijo etiope de un buen amigo mio, profesor de Espanol en el Liceo. Se lo voy a mandar con tu permiso, el es copto, por la gracia de dios, siempre por su gracia!
Ya me gustaria ir a Etiopia, por aquello del Leon de Juda y todo esto que apuntas.
A lo mejor ahora, con el...
Tus retratos,excelentes, pero menos "fieros"que nuestros sadhus.
Besos

Carlos el viajero dijo...

Muy singular tu encuentro con estos monjes coptos.
Desconocía la existencia de este tipo de religión cristiana en Etiopía, más presentes en Egipto.
Un saludo Blas y gracias por compartir.

V(B)iajero Insatisfecho dijo...

Carlos: Sin duda el país que más coptos tiene es Etiopía, con diferencia del resto. En este país es la creencia con más adeptos, o eso tengo entendido.
Un abrazo.

NuriaNómada dijo...

Estupendos tus retratos de los monjes ortodoxos etíopes. Una espiritualidad diversa como describes.
Reflejas esa carga de comprensión en tu mirada, y además hay complicidad con alguno de ellos.
Te escribo teniendo cerca de mí una de las cruces ortodoxas que me traje de recuerdo.
Un beso cómplice.