8 de junio de 2013

Los yugos en África


A este viajero insatisfecho le gusta viajar a África sin comodidad alguna, al menos no muchas, y disfrutar sin las ataduras que le incomoden o le dirijan. África de por sí es un terreno indirigible y moviéndose a su compás se hace uno más africano. Con la traba de la compañía, el grupo o el vehículo, quizás, sentiría coartada su libertad. La compañía, el grupo o el vehículo propio no son africanos, no van con el espíritu africano.
Y piensa en el viaje a Mozambique, en las reincidentes averías de los transportes publicos y las vivencias dentro de cada uno de los medios elegidos. Sin duda alquilar un vehículo permitiría ahorrar tiempo y visitar más cosas, daría una comodidad durante el trayecto. Generaría el inconveniente de la propia seguridad para salir airoso de complicadas situaciones que devienen de la convivencia real con el local. Viajando en grupo obviaría el trato con personas que identifican al blanco como diferente aún viéndole sufrir como ellos, por ejemplo, el engorro de una avería en bus.
A mitad del trayecto entre Beira y Quelimane, ciudades de Mozambique, el autobús pinchó. Durante el trasiego inevitable del cambio de ruedas, le dio tiempo a pasear unos cientos de metros por los alrededores. Solitario, mirón, curioso y precavido para no alejarse mucho de la avería. A un lado de la carretera, un niño con un fardo de leña seca en la cabeza le miraba, también precavido para evitar cerca al extraño blanco que le inquietaba. Cuando creyó que la distancia era corta y poco razonable huyó precipitadamente hacia las chozas cercanas. Lentamente, para no levantar injustificados miedos, le siguió hasta ellas. Allí, la madre alertada le recibió expectante.
- ¿Una foto?, le salió al mochilero en tono suave.
Al iniciar el gesto, otras mujeres sonrientes abandonaron sus chozas para unirse en grupo. Posaron con naturalidad, vieron su imagen en la pantalla de la cámara y despidieron al curioso con sencillez y agradables sonrisas.


Para sentir África, hay que acudir a este vasto territorio con mentalidad de sencillas vivencias, no con perspectivas de provechosa visita cultural. Uno puede llegar a Mozambique a mamar la herencia portuguesa o a Ghana a desentrañar el escarnio de la esclavitud pero lo debe de hacer sin el confort europeo. Con este yugo, el visitante no estará en África, solo paseará por Mozambique o Ghana para tirar fotos, protegido por el parapeto del mundo occidental del que no acaba de desprenderse.
¿Cuándo se quitará el yugo o apartará el parapeto? Cuando sepa sufrir la sufrida vida africana y ver en ella un motivo de movimiento y no de parálisis.
Copyright © By Blas F.Tomé 2013

6 comentarios:

Carlos el viajero dijo...

Totalmente de acuerdo. Por eso rehuyo de ese tan recurrido modo de viajar por África en esos "bus-camiones" en manadas de 30 o más "occidentales" y donde se pierden ese tipo de experiencias que relatas y tu encuentro con el muchacho de la leña en la cabeza.
Incluso los viajeros moteros que atraviesan muchos países, (no solo de África), por mucha libertad que les dé viajar por ese medio, siempre les faltará esa parte viajera que te da el usar el transporte público, y que como bien dices al final te quitará el yugo o apartará el parapeto.
Un saludo.
A ver si te pasas por valencia un día. Saludos :)

Trasindependiente dijo...

Hay veces que un comentario no puede aportar nada, como es este el caso. Lo que en este caso cuentas y lo que vives, unido a lo que transmites que es Africa y a lo que podría ser, es inapelable. Solo podría ser matizable, pero esa es otra historia...

Gracias y saludos.

IGOA dijo...

Ay!!!!!!!!! Que discolo es nuestro viajero! Nada de "yugos" para el Insatisfecho...
En eso estoy de acuerdo, y, no solo para tu Africa, sino tambien para las Americas, Asia y hasta nuestro terruño.
Ahora bien, matizando, como dice nuestro amigo Tans, para algunos el YUGO es la unica posibilidad de DESCUBRIR OTROS PAISES, OTRAS
CULTURAS.
LOS DOCUMENTALES DE LA TELE, LAS REVISTAS,LOS BLOGS, LOS YUGOS...bienvenidos sean, que nos hacen abrir los ojos y, quizas, pensar en el otro.
Besos

emilio dijo...

Bueno Blas, estás destapando un espíritu espartano-leonés que, por otra parte, me recuerda lo que decía Kapuscinski: Un periodista que vaya a hacer un reportaje sobre (digamos) Angola, no puede alojarse en el Hilton.
Lo que pasa es que el parapeto europeo (occidental) se nos está cayendo a cachos.
Un abrazo: emilio

Mark de Zabaleta dijo...

Ciertamente sabes viajar por ese continente de una forma muy particular, que permite conocer la verdadera dimensión de cada país, cada pueblo y cada situación !


Un gran saludo
Mark de Zabaleta

fernandomaria dijo...

"Allí donde fueres haz lo que vieres", dice el refrán. Es evidente que a África hay que saber ir para sentir la realidad del continente tan machacado por el "primer mundo".
Un abrazo, mochilero.