22 de junio de 2011

Secaderos de pescado, pescado seco

¡Cuántas formas y clases de secaderos de pescado existen en el mundo!. Siempre cutres ellos, pero siempre prácticos y útiles. En Gambia, en esas plazas olía a sabroso asado pero también a desperdicios: los esparcidos en sus alrededores.
En Islandia, los secaderos estaban construidos con grandes palos de madera sobre la arena volcánica de los que colgaban los peces. En Nazaré (Portugal) estaban al lado de sus coloridas lanchas.
En Indonesia…..bla, bla, bla, bla. En Galicia……
En territorio africano, los había desperdigados por las orillas, al remanso del gran lago (Malawi), sobre la arena de una playa atlántica (Ghana) o construidos en forma de hornos alimentados por fuego de troncos de madera (Gambia).


Una vez finalizado el proceso, una vez seco, el pescado se comerciaba en los territorios de interior y en los pueblos de otros vecinos países. Sobre sus cabezas, mujeres y niños ofertaban el producto en mercados, paradas de autobuses, caminos, semáforos o en cualquier bache de la vía susceptible de una lenta rodadura de vehículos.
[En África, los baches se van agrandando, podían ser semi-eternos y traían aparejado, incluso, un mercadillo en sus alrededores. Y esto, que pareciera una exageración del viajero insatisfecho, constituía una normalidad en numerosas áreas africanas].
El pescado seco era, y es también, claro está, una variedad en la dieta alimenticia de los pueblos de tierras interiores.



Copyright © By Blas F.Tomé 2011

4 comentarios:

Ctk dijo...

Imagino que el mercadillo en torno a los "baches" era porque en ellos te ves obligado a refrenar la marcha y ya puestos, se aprovecha para el pescadito. Increíble. No he viajado mucho por esos países, casi nada, digamos, más bien algo por Europa. Bueno, creo que tienes razón en llamarte viajero, más que visitante. Un saludo.

Carlos Mtez. Ortolá dijo...

Pues si, gracias a este medio de conservación pueden transportarlo a lugares mas remotos donde la gente de interior no tiene acceso a los frutos del mar. Por muy larga y en mal estado que esté la carretera.
Ya me imagino el olor de esos desecaderos de pescado. Otro pais que tengo pendiente visitar. Tiene muy buena pinta ,por todo lo que nos cuentas de él.

gloriainfinita dijo...

¡Recórcholis! que diría la Katharine Hepburn en la peli "El aviador" Estás que lo regalas, veo... (podías, ya que estás tan generoso escribirme el mío de la próxima semana, que voy sin resuello)
Ya sabes lo poquito que conozco Africa pero en ese poquito sí que pude observar ese pescado ahumado en multitud de paradas y caminos y la verdad de los baches. Y el olorcito, por supuesto y la manía por las gambas resecas.
Algo sabemos de eso los que tenemos unos años y no somos de tierras marineras ¿verdad? Bacalao y más bacalao, porque el de las sardinas venía bien poco por el pueblo.
Besuquines.

Una ET en Euskadi dijo...

Una que es muy tikis mikis con los olores y siempre anda con un Eternity de calvin Klein a cuestas, no repudia para nada el olor a fruto de mar, ni siquiera cuándo lleva varios días pudriéndose en la playa. Estas técnicas rudimentarias son las menos agresivas y las más interesantes de conocer

PD: Se requiere la presencia del autor de este blog en el blog de mi autoría