16 de octubre de 2010

Lapu-Lapu

Lapu-Lapu fue a Magallanes lo que Atahualpa a Pizarro. Con matices, claro, pues el primer nativo salió victorioso y el segundo, en cambio, derrotado. El guerrero indígena Lapu-Lapu se convirtió en héroe filipino por ‘su acoso y derribo’ a Fernando de Magallanes. Él fue quien asesinó al navegante portugués, en Punta Engaño, e impidió que completara la vuelta del mundo.
Las versiones del cruento desenlace eran varias. Había quien decía que al arribar a la isla, con el agua aún por las rodillas, el héroe filipino le lanceó y murió; otros creían que fue muerto por el guerrero al tratar de imponer por la fuerza sus preceptos (quizás, religiosos) al entonces cacique de Mactán. Era necesario tener en cuenta que los hechos ocurrieron en 1521 y los documentos eran escasos.
La leyenda se mezclaba con la historia.
Fuera como fuere, por todo Filipinas se alzaban estatuas en su honor (la de la fotografía estaba situada en Manila) y tanta su fama que Lapu-Lapu era, incluso, el nombre de uno de los pescados más populares de las islas. Un pescado tan grande y feo como el mero e igual de sabroso.
Decían,……………., y el viajero insatisfecho creyó.

Copyright © By Blas F.Tomé 2010

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Por qué hace tanto tiempo que nadie hace comentarios a tus interesantes -y a ratos, incluso, emocionantes- historias?. Yo que no quería hacerlos... No lo entiendo.

Blas F. Tomé dijo...

Gracias, 'Anónimo'. Un bonito comentario que me anima a seguir. No sé de quien ha partido ¿puede ser de 'chusyoctavio'?.
En todo caso, gracias.

Anónimo dijo...

No, no lo es. Si de verdad te anima a seguir, alguna que otra vez intentaré saltarme mi propia regla de no hacer comentarios. En todo caso, de nada.