21 de junio de 2019

Un apunte sobre la esclavitud en África


'Historia de un continente. África', de John Iliffe

No sólo le gusta viajar por África. Le gusta leer, le gusta recibir noticias, experiencias o consultar vivencias de otros. La pasión del viajero insatisfecho por África tiene que ver con todo lo que de allí conoce, ya sea por su propia vida o por lo absorbido de otros, desde fuera, a veces, más interesante que la particular experiencia. Siempre le impresionó lo que este continente sufrió años ha con la esclavitud, sin olvidar por supuesto lo que sufre ahora con otra clase de indignidad: la corrupción generalizada.
En su mesilla de noche tiene ahora ‘Historia de un continente. África’, de John Iliffe. Un libro esclarecedor, sabio, histórico, lleno de análisis y denso, como lo sería la historia de otro continente contenido en sólo 500 páginas.
Le llamó la atención, sobre todo, el inicio del capítulo sobre la esclavitud, un capítulo tal vez demasiado sintetizado para describir un tema con tanto meollo y enjundia. Le vino a la mente el castillo de Cape Coast, en Ghana, visitado por el presidente Obama en su recorrido por el país. Su presencia allí, simbolizaba el reconocimiento de un hecho tan lamentable como fue la trata de esclavos. También recordó la puerta del No Retorno, en Ouidah, Benín. Dos símbolos de la esclavitud visitados entre los muchos que hay en las costas africanas.
Así inicia Iliffe este capítulo:
Una historia de África debe dedicar algunas páginas a la trata de esclavos en el Atlántico, no sólo por razones morales y emocionales, sino también por la importancia que tuvo en la evolución del continente. Desde mi punto de vista, sus efectos fueron enormes, complejos, y sólo se entienden a la luz de la larga lucha librada por las sociedades africanas contra la naturaleza. Las exportaciones de esclavos frenaron el crecimiento demográfico de África occidental durante al menos dos siglos. La trata de esclavos dio lugar a nuevas formas de organización política y social, a una mayor insensibilidad ante el sufrimiento. El África subsahariana ya se había quedado atrás en el desarrollo tecnológico, pero el tráfico atlántico agudizó su atraso. Sin embargo, a pesar de tanta desdicha, no debemos olvidar que los africanos sobrevivieron a la trata de esclavos, conservando relativamente intactas su independencia política y sus instituciones sociales. Paradójicamente, este vergonzoso periodo de la historia también aguzó al máximo la capacidad de resistencia del ser humano. Era el sufrimiento lo que daba a África su esplendor”.

Copyright © By Blas F.Tomé 2019

3 comentarios:

Pilar P. dijo...

Vergonzo periodo de la historia. Traumático y muy doloroso...
Por muchas películas que hayamos visto sobre la esclavitud cuando éramos pequeños, y que nos marcaron, (con horror de saber que eso había existido...), no creo que casi ninguna hiciera justicia a la cruel realidad vivida... 

Con tu blog y vivencias, querido viajero, tú también nos despiertas siempre el interés por ese continente... (Su gente, sus costumbres, su historia...)

Me apunto el libro, Blas...  y me quedo pensando en esas frases finales que nos dejas del capítulo del libro...

'Capacidad de resistencia humana'...

'Era el sufrimiento lo que daba a África su esplendor' ...

Besossss

efurom1 dijo...

Por supuesto, Blas: viajar sin leer no es viajar. Es lo que tú llamas turisteo, es ir para hacerse la foto y colgarla en instagram, es postureo...Esa particular experiencia adquiere una visión más amplia con la lectura... y con la escritura.
Como ya sabes que soy viajero de andar por casa, a mí lo que me había llamado la atención hasta ahora de la esclavitud africana es le negocio que ha supuesto para los europeos. Añado ahora la perspectiva de ese sufrimiento que nos llega ahora con las escenas diarias de las pateras y los ahogados en el Estrecho. No sé en (Tele)Madrid, pero en Andalucía tenemos su presencia todos los días...y parece que no hay manera...
En cuanto a la corrupción, parece que de seo sí sabemos nosotros "un poco".
Un abrazo!

Carlos el viajero dijo...

Si. Todos esos lugares que hay repartidos por la costa Africana rememorando la trata de esclavos son muy parecidos todos. Sí, genera sentimientos de indignación pero lo peor es que hoy en día se repita aunque con otro estilo más aceptado. Tengo ganas de conocer Liberia para ver cómo se vive allí ese sentimiento cuando la población es descendiente de retornados. Si te animas a ir, estaré expectante de lo que nos cuentes en ese sentido