10 de mayo de 2016

Mombasa

Fort Jesus

Mombasa era la segunda ciudad más grande de Kenia y el principal, y casi único, puerto importante del país. Su centro histórico se levantaba sobre una isla, en el centro de un gran estuario, comunicada con tierra firme por varios puentes y, en el sur, por continuos servicios de ferry. Para darse cuenta de ello era necesario rodearla por completo, cosa que no hizo, o visitar ‘Google Map’. El viajero insatisfecho se dio cuenta de ello, y no tiene reparos en reconocerlo, al navegar por este último en internet. Tenía un casco histórico relativamente cuidado, en especial el Fort Jesus, convertido en museo, que dominaba la bahía. La ‘lonely’ traía un plano del mejor recorrido a pie (City walk) para visitar lo más significativo. En esta ocasión, sin dudarlo, siguió lo que le marcaba. No estuvo nada mal el paseo, aunque ciertos puntos del recorrido la propia guía calificaba de solitarios y por ende peligrosos. Sirva de ejemplo el enclave donde estaba situado el pozo de agua Vasco de Gama. Cuando el mochilero se acercaba a él un grupo de zagales de dudosas pintas le miraron descaradamente y adelantaron, aunque en ese momento un soldado, salido de no sabe dónde, se ofreció a acompañarle. Bajaron juntos las escaleras que llevaban al lugar y merodearon por allí, observados detenidamente por los ‘zagales de dudosas pintas’. Ya al lado del pozo, situado en un hueco de la muralla, otro joven que hacía la colada le invitaba con insistencia a que tomara fotos. Toda esta visita estuvo envuelta por una atmósfera gris, cargada y sospechosa que gracias al soldado-amigo pudo finalizar sin problemas. Fuera de la isla, fuera ya del casco histórico, se encontraban las cercanas y extensas barriadas de chabolas y, más lejos, a varios kilómetros, las playas, famosas para cierto turismo internacional.

Pozo de Vasco de Gama

La mayoría de la población era musulmana y, de nuevo, tuvo ocasión de levantarse o, al menos, despertarse mosqueado con las llamadas del almuecín de la mezquita cercana, casi al lado de la guest-house que le servía de guarida nocturna.
No le disgustó al mochilero Mombasa. Mantenía cierto encanto de ciudad antigua, puerta del Índico, sin perder un obvio sabor colonial que incrementaba, en esta ocasión, el aroma africano del lugar.


Edificio colonial en el caso antiguo

Mapa de Mombasa, y situación


Copyright © By Blas F.Tomé 2016

5 comentarios:

Carlos Martinez dijo...

Pues si que me interesa saber mas si. Mas fotos y mas relatos. O mas que interés, solo es las ganas de saber de lo que nadie sabe nada. El viajar como turista me aburre , y prefiero sentir el viaje sin etiquetas. Creo que necesitamos saber de grandes urbes africanas que es de lo que menos se sabe.

Independiente Trashumante dijo...

Lugares atractivos que pueden tener algo de repulsivo... Es lo que queda como alternativa a los parques temáticos en que se están convirtiendo muchos lugares señalados como interesantes por las güebs.

Gracias y saludos.

efurom1 dijo...

Hola Blas: navegar por internet me parece un buen complemento para las guías y los ferrys y nos puede dar detalles importantes que tal vez hemos pasado por alto a primera vista/lectura.
Por otra parte, como dicen en mi pueblo, parece que "se te apareció la virgen", esta vez en forma de soldado. Menos mal que todo terminó bien y que has podido disfrutar pateando Mombasa (a pesar del almuédano).
Un abrazo: emilio

Carlos el viajero dijo...

Que tal Blas!
Buen destino nos hablas esta vez. No lo conozco pero si escuché de él.
Quise hacerlo por ferrocarril desde Nairobi y de hecho llegué hasta estación pero el horario no me cuadró. Según cuentas son de esos enclaves índicos con áreas coloniales que pisaron los portugueses y éstos donde pisan siempre, siempre dejan algo interesante.
El despertar por las llamadas del almuacín de las mezquitas no son agradables, pero nos ubican rápidamente en donde nos encontramos al primer abrir de ojos. Mejor que el despertador de la mesita de casa cuando hay que ir a trabajar jeje.
Te mando un saludo ;)

Anónimo dijo...

Mombasa! Esa si que me atrae...sera por aquello de los portugueses, como dice Carlos el viajero. Para empezar ese balcón me habla y me seduce.
Tuviste suerte con tu"soldado", que bien podría haber sido un "fake" amigo... Eso te permitió salirte del perímetro acotado de las agencias de viajes. Me gusta!

Vas a ir a ese cursillo del MAEC en julio? Con todas las "Casas"? A mi me gustaria, parece interesante.
Besos