20 de noviembre de 2015

Aquel templo hindú en Trincomale

-Fuerte Frederick / Trincomale-

Siempre le llama la atención el exceso o, al menos, el mucho papanatismo religioso que hay en determinados sitios. Y, sencillamente, en los territorios en los que domina la religión hindú o la budista al viajero insatisfecho le parece especialmente sangrante. Sobre otras religiones en este ‘post’ no quiere pronunciarse aunque, sin duda, tienen elementos muy parecidos si no iguales.

-Buda-

Dentro del fuerte Frederick, en la ciudad de Trincomale, la mezcla de funcionalidades y especialidades era realmente llamativa. A la entrada, una vez cruzado el antiguo arco portugués (u holandés pues éstos se lo usurparon a los portugueses a mediados del siglo XVII) había un acuartelamiento con soldados haciendo guardia y barracones repletos de personal militar. No muy lejos, un monumento a Buda, éste erguido, adoptando una de sus habituales posturas (mano levantada saludando o dando parabienes ¡quién lo sabe!) y mirando fijo a la bahía frente a la ciudad. Continuando por el fuerte entre árboles centenarios (¡que maravillosa sombra proyectaban!) y después de una pronunciada subida, el templo hindú Kandasamy Kovil dedicado al dios Siva (sí, ese que tiene más brazos que un saltamontes patas) con la misión de proteger la isla de Sri Lanka de desastres naturales. Como siempre.

-Diosa Siva, a la entrada del templo-

Llamaba la atención el emplazamiento del templo, la gran cantidad de peregrinos y, en especial, el mercadeo, o ‘tiendeo’, o ‘compreteo’ en sus alrededores. Alguno que lea esto dirá: ‘lo mismo pasa en Lourdes’, y el mochilero lo sabe, pero, ahora, quiere mostrar esa incomprensión por el papanatismo allí encontrado, aunque menor, incluso, que el que recordaba de India. El camino que llevaba al templo, una vez en la cima, estaba bordeado de tenderetes a ambos lados. Todo se vendía. Fruta, bebidas, golosinas, amuletos, ofrendas, guirnaldas chinas, velas, piedras de todo tipo, abanicos chinos, bandoleras chinas, cuadros chinos, fetiches, sombreros, flotadores de plástico chinos, chinos, chinos y más artículos chinos. Era más lamentable y peor incluso, si esto fuera posible, que la invasión de baratijas chinas en España. Un mercadeo de ‘todo a cien’ que chirriaba a los oídos y deslumbraba los ojos. Pero así eran las cercanías de los templos hindúes famosos o los más frecuentados por los peregrinos de todo el país. Y no llegó en el momento de mayor acumulación de gente. Cuando subía a la cima se encontró mucho sari femenino bajando. La puja (oración) ya había finalizado. Aún así, el lugar desprendía multitud.
-Camino de acceso al templo, repleto de tiendas-

Compró agua, un mango verde troceado, salpicado de sal-chili (un agradable sabor agri-dulce-picante que ya había descubierto en Camboya) y, descalzo como todos, abordó el templo con la curiosidad como única justificación.


Copyright © By Blas F.Tomé 2015

4 comentarios:

Independiente Trashumante dijo...

La curiosidad mató al gato, pero no al V(B)iajero que continúa impertérrito sin soportar ningún papanatismo.
A mí, así y visto de lejos, me parece menos papanatismo el de los países que se asoman al Indico que el de por aquí.

Gracias y saludos.

igoa dijo...

Uyyyyyyy! Senor azotador de los papanatas hindubudistas, que es eso de transmutar al dios SIVA en diosa? Es por aquello de la lengua materna y sus terminaciones?
Devuelvale usted el genero pertinente, please!

Y como habria el Viajero Insatisfecho calmado la sed y el hambre si no hubiera habido mercaderes?
No hace tantos anos que tuve el privilegio de asistir a una feria-peregrinacion en un pueblo de Santander. Alli se vendia de todo, claro que todavia eran productos locales. Jajaja! Y, me encantaba comprar hasta rosquillas nacaradas, dulcisimas; nueces, castanas asadas y cachabas de caramelo de colores.
Que maravilla!
Besos...y no te enfades!

V(B)iajero Insatisfecho dijo...

Realizado el cambio, mi 'maharaní y máster en temas de religiones orientales'. Por supuesto, estoy encantado que me orientes. Eso sí, en mi 'post', ya me matizo yo a mí mismo diciendo que el tema que critico también existe en otras religiones y lugares como 'en Lourdes', por ejemplo.
Luego, te visitaré para seguir aprendiendo. Porque, además a estas alturas de la vida, aprender es lo único que no cuesta dinero.
Besiños.

efurom1 dijo...

Hay que ver qué estética tan deformada tenemos los habitantes de esta decadente Europa que no sabemos apreciar la belleza de Buda y Siva.
Del papanatismo religioso prefiero no hablar. Aquí no hace demasiado tiempo también andábamos así. Y, ahora, de vez en cuando abre la boca algún "prelado" que parece que va a subir el pan...por no hablar de los recientes sucesos...
Un abrazo!