26 de diciembre de 2014

El infierno, en época reciente

El nuevo viaje es inminente. El otro día estuvo oteando en la librería “De viajes” (han cerrado su preferida: Altäir) y encontró la guía que necesitaba. En la contraportada, se podía leer “bienvenidos a un país con una historia inspiradora y a la vez terrible, y un futuro todavía en construcción. En este país se podrá ascender al reino de los dioses en Angkor Wat, o descender al infierno de los jemeres rojos y a su máquina de matar”.
Todos los lectores conocerán ya el destino del viajero insatisfecho: Camboya.
Es, sin duda, uno de los lugares que ansiaba disfrutar desde hacía mucho, mucho tiempo pero su insistencia en seguir descubriendo y palpando la realidad africana se lo había impedido. Ha llegado el momento de hacerlo pero no sabe a ciencia cierta si es ‘su momento’. Lleva su mochila emocional cargada de sentimientos y no precisamente son los mejores acompañantes de la ruta. En todo caso, lo hará.
Seguro que la gente simpática camboyana de la que todo el mundo tan bien habla, harán de su estancia allí un recuerdo imborrable.
Es uno de los sitios donde va más documentado. Ha tenido tiempo de ojerar varios ‘blogs’ pero aún no sabe si le ha venido bien a sus ilusiones, o todo lo contrario. Sueña con un empalago -aunque no hastío- de los sentidos, con las motocicletas zumbando por las callejuelas de las grandes poblaciones, con los inmensos mercados -o los mercados callejeros- desprendiendo olores penetrantes y, como no, con un cierto aroma de supervivencia o -diría más- de explotación y pobreza.
Volará en fin de año, e iniciará el nuevo en un tierra diferente aunque no hostil.



Copyright © By Blas F.Tomé 2014

6 comentarios:

Independiente Trashumante dijo...

Quiero creer que has acertado "absolutamente" (aunque los absolutos sean siempre relativos). Hacía mucho que no salías de Africa y éste sin duda es el momento de hacerlo. El infierno quedará atrás...

Gracias y saludos.

gloriainfinita dijo...

Buen viaje, amigo. Pienso en Camboya y casi, casi llego a recordar lo que era la emoción de un viaje. Servidora también recibirá al nuevo año por ahí, algo más discreto, como casi todo ahora. Un montón de besos para el nuevo Tigre de Camboya.

igoa dijo...

Bien por Camboya que ha sabido motivarte a coger tu azul y ponerte en camino.
Que te vaya muy bien! Esperamos
Besos

efurom1 dijo...

pues es la manera que más me gusta de empezar el año: viajando. Claro que mis viajes siempre son más cortos. Ojalá Camboya sea capaz de enjugar tus lágrimas!

Diana M. dijo...

Maravillosa Camboya. Que tengas muy buen viaje, usted lo disfrute. Yo volveré, se lo prometí aquella vez que no pude visitar tremendo país (ya sabes, el accidente de moto y blabla...).
Seguiré sus relatos por aquí, con algo de envidia pero revisitando a través de tus palabras.
Un saludo y feliz año!!

Mark de Zabaleta dijo...

Un nuevo desafío para el Viajero Insatisfecho...que nos permitirá conocer esas tierras lejanas...

Saludos