24 de abril de 2014

El bello kudú

-Aquí se aprecia esa cierta capacidad mimética-

Uno de los antílopes más bellos de África es, sin duda, el kudú. Al menos, el viajero insatisfecho esta muy contento de la fotografía que abre esta entrada y que realizó en el Parque Nacional South Luangwa (Zambia). Su impresionante cornamenta, en espiral (parece un sacacorchos salvaje y bello) le convierte en uno de los trofeos más apreciados para los cazadores furtivos.
-Cornamenta del kudú-

Es un animal de gran tamaño, que puede llegar hasta un metro y medio de altura y pesar los trescientos kilos. A pesar de ello, suele camuflarse perfectamente cuando se sumerge en los bosques y zonas de matorral que constituyen su hábitat preferido. Allí, la inmovilidad (el de la fotografía no se movió en el minuto de observación) les hace prácticamente invisibles, a lo que colaboran las finas rayas blancas que recorren su cuerpo y desdibujan su figura.
La primera vez que tuvo ocasión de verle fue en el Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica. De hecho, era el emblema del parque, reproducido en la gran mayoría de anuncios publicitarios, y, según parece, uno de los motivos por los que se preservó el parque.
Este antílope estuvo a punto de extinguirse, y lo pasó también muy mal en el propio PN Kruger cuando, por falta de hierba, comenzó a alimentarse de las hojas de jóvenes acacias. Éstas producen gran número de taninos, muy dañinos para el hígado de los animales.
Aún así, el kudú ha resistido y es bastante abundante por las grandes extensiones salvajes del sur de África.
Copyright © By Blas F.Tomé 2014

4 comentarios:

igoarinon dijo...

Pues nada,apostemos por el bello kudu, que ya creia yo que era algun jefe guerrero disfrazado.
Besos

Paco Nadal dijo...

Hola querido kudu-blas. Me alegro que te gusten los kudus, aunque no son los antílopes más bellos. En tu último comentario se delata en demasía ese pique vecinal de castellanos y leoneses en plan mi pueblo es más grande que el tuyo. Pero aún así yo también te aprecio, canalla. Jajaja

Mark de Zabaleta dijo...

Siempre aprendo con tus apasionantes artículos!

Un gran saludo

Trasindependiente dijo...

Bien lo describes bajo tu experiencia, y también para mi es "el bello kudú", algo inexplicable pero real, quizá tenga que ver con su extraordinaria resistencia frente a la amenaza, una resistencia pacífica de la que me siento muy cercano.

Gracias y saludos.