18 de junio de 2013

El poder del cuenta-historias

Es realmente incómodo, angustioso y, quizás, agobiante para el viajero insatisfecho -y como a él, supone, al resto de los bloggers que cuentan andanzas, recorridos o viajes- ser un selector de historias, contar únicamente las aventuras y detalles que cree convenientes, a través de su subjetivo pensamiento. ¿Por qué selecciona unos detalles y descarta otros?, o ¿por qué a unos les da una apreciación y a otros la contraria?. Y se pregunta, a veces, si es consciente de este hecho o si hace esta selección porque es un atrevido o un insensato.
Hasta este momento, de su viaje por Benín, ha optado por una serie de momentos y estaciones aunque ha prescindido de otros. Desde este mínimo hecho, es constructor y manipulador del conocimiento que se pueda tener de un determinado país, aunque para evitarlo estará la habilidad del lector que mantendrá la posibilidad de leer otras cosas y, en base a ellas, se construirá un criterio personal, más objetivo que el del propio viajero.
Pero también se siente [dentro de su insatisfacción] satisfecho porque ello puede ayudar a que otros conozcan realidades diferentes y les induzca a indagar más sobre una determinada cuestión o pequeño lugar. Los enlaces que suele colocar en sus textos pueden ayudar a ello.
Y porque cree que a veces “las imágenes valen más que mil palabras” [frase sobada y manida], aunque no siempre o casi nunca lo lleve a cabo, va a ilustrar con varias fotografías la realidad del poblado lacustre de Ganvié, en el lago Nokoué, al margen de su peculiaridad histórica. La vida diaria de este bonito poblado, genuíno, trabajador, pobre y, en cierto modo, abandonado.

Niños pescando en el lago, cerca de Ganvié


Mujer de Ganvié camino del mercado flotante

Recogiendo agua potable, en piraguas cargadas de recipientes

Niños a la puerta de su casa

Bulliciosa celebración de una boda

En los alrededores de Ganvié
La mochila azul, ante la calle principal de Ganvié
Copyright © By Blas F.Tomé 2013

9 comentarios:

Carlos el viajero dijo...

Esta vez si nos has ilustrado con un buen surtido fotográfico.
Si, a veces no se sabe por qué se aborda un destino o lugar, y se obvia otros. Quizás por que apetezca más hablar de ellos o al paso del tiempo siguen dejando un buen sabor de boca en la memoria, y de otros mejor que queden en el olvido.

Trasindependiente dijo...

Una de las grandes aportaciones y de las enormes limitaciones de los que publicamos lo que pensamos, vivimos o soñamos, es precisamente lo que tú señalas: se ofrece una parte y se deja de ofrecer otra. El juego con el lector completa el asunto porque aquel pone o quita lo que quiere o puede.

Mientras tanto disfrutamos fragmentariamente de fragmentos de lectura o imágenes como los que tú nos propones.

Gracias y saludos.

Mark de Zabaleta dijo...

Creo que la gran aportación de quien visita un país, una cultura, un pueblo y sus costumbres es, precisamente, saber destacar esos aspectos importantes que le han quedado impresionados en su retina...

Gracias por estos geniales artículos.

Un gran saludo
Mark de Zabaleta

efurom1 dijo...

Si con esto puedo aliviar esa incomodidad, te diré que para los que no contamos andanzas ni viajes también resulta engorroso el hecho de seleccionar historias o noticias. Creo que hay que confiar en el/la que te lee. También tiene que poner de su parte.
PD. No sé si te lo habrán dicho, pero al pulsar sobre tus fotos, se amplían y ganan un montón!

V(B)iajero Insatisfecho dijo...

Vamos a ver, "efurom1" (alias 'Emilio'), pensé que eso estaba claro desde hace tiempo. La verdad sea dicha que yo no lo he advertido a los que me leéis. Bastante tenéis con esto último.
Un abrazo.

IGOARINON dijo...

Pincho y agrando, gracias alias Emilio, que una no es de los tecno-agraciados-obvio, como nuestro viajero.
Besos

efurom1 dijo...

OK, Blas!
(Estoy muy contento: creo que es la primera vez -y espero que no sea la última- que contestas a uno de mis comentarios :)

PD. Un saludo para Igoarinon que me estrá "escuchando".

Pilar dijo...

Viajero, aunque tú no lo notes, voy, siempre que puedo, "metida en tu mochila azul, y, cuando la 'aparcas' saca la cabeza para respirar y contemplar las vistas"... Las de hoy, ampliadas, (como merecen ser vistas) para no peder detalle...
Imagino, y más tratándose del 'blog-viajero-insatisfecho' que no siempre será fácil decidir que destacar del viaje y que no (y más de África), pero a mí personalmente nunca me han defraudado 'tus miradas'... Aunque me gusta cuando te dejas llevar por el apasionamiento del momento y los recuerdos..., y das rienda suelta a las 'chirucas' o 'cutarras'...

Vuelvo a 'meterme en la mochila azul'(aunque me encantaría ir con 'polvo en los pies', para seguirte BlasFTomé.
¡Qué ni pintao lo de tu nombre en la 'casita'!!...
Feliz verano, querido viajero, y no dejes muy quieta a la mochila, como le pasa, muy a su pesar, a'otras'...
Un Abrazo fuerteee y besotesss.
Pilar

NuriaNómada dijo...

Me gustan los poblados lacustres, como este de Ganvié de tus fotos, los palafitos, los mercados flotantes y las plantas acuáticas.
En esa selección de los detalles que uno cuenta y los que no, está el sello de cada uno, tu propia subjetividad.
Por eso me gusta asomarme a tus fragmentos de realidad.

Por cierto, seguí algunos de tus pasos mozambiqueños...¿Hiciste la ruta en tren de Nampula a Cuamba?
Besos al contador de historias únicas.