31 de mayo de 2013

La ‘beurre de karité’



Drupa del árbol de karité

Hasta que no regresó de su viaje por Benín, no pudo entender de manera manifiesta lo que era la ‘beurre de karité’, que había oído y visto pero sin tenerlo nada claro. Ahora lo sabe y puede enseñar incluso algunas fotos del proceso de elaboración.
Excepto la experiencia de conocer en vivo y en directo la fabricación de la ‘mantequilla de karité‘ (así se conoce en castellano), en esta entrada, todo es documentación.
El viajero insatisfecho conoció de primera mano el artesano proceso de obtención de la mantequilla natural de una drupa del árbol de karité; árbol que puede alcanzar la altura de 15 metros, medir un metro de diámetro y vivir hasta tres siglos. Esta grasa vegetal se conseguía tras el triturado y ebullición de esta especie de nueces. Era utilizada como comestible en la tradicional cocina local, y en algunos sitios, para la industria chocolatera y, también, como producto de belleza.
Proceso de elaboración de la mantequilla de karité

La recogida de las nueces y la fabricación de mantequilla de karité era una actividad que daba trabajo a muchas mujeres del África Occidental. Y si habla de mujeres es porque eran siempre ellas las que estaban en todas las partes del proceso, desde la recogida y el lavado hasta la obtención de la pasta y posterior filtrado. También en la venta del producto final. Lo comprobó en el variopinto mercado de Malanville donde eras mujeres, siempre mujeres, las que vendían esta mantequilla como si de una pasta de jabón se tratara.
¡Atentos bloggers!, el  uso continuado de ‘manteca de karité‘ asegura  los efectos preventivos para combatir el envejecimiento de la piel. Actúa recubriéndola con una película invisible que evita la deshidratación y la protege de las agresiones externas, como el sol, el viento o los cambios bruscos de temperatura. Es muy eficiente en la regeneración de la piel, calma las pieles irritadas y es el más efectivo de los anti envejecimiento que existen en la naturaleza.
Copyright © By Blas F.Tomé 2013

7 comentarios:

efurom111 dijo...

Casi todo el proceso que describes me recuerda nuestra producción de aceite, que antes utilizábamos básicamente para cocinar, pero también para hacer jabón; y ahora se investigan sus propiedades a numerosas aplicaciones, desde la medicina hasta la cosmética.
En el fondo, parece que no hemos avanzado tanto... Un abrazo: emilio

Carlos el viajero dijo...

Vaya, ya encontré la solución para mis arrugas, y de manera natural.
La lástima se ponerse a hacer todo ese proceso ese, y encontrar esa substancias de la madre naturaleza.
Pero no está demás saber de su existencia como muy detalladamente nos explicas.
Una razón más para visitar Benin.
Saludos

Trasindependiente dijo...

Había oído hablar de la "beurre de karité" pero no la conocía de primera mano, como tú. Ese cinocimiento de primera mano y el que ahora gracias a él esté más cerca de nosotros le da un brillo que parece que ya la piel se vuelva tersa y el envejecimiento se retrase. Creo que viajar también en la piel de otros tiene algo del viaje personal y único.

Gracias y saludos.

IGOA dijo...

Ya me tentaste con tu beurre milagrosa! Y que resultados te dio? Jajaja! Espero antes de lanzarme a la esperiencia.
Besos

gloriainfinita dijo...

Ya hace unos añitos que debería saber vuecencia las cualidades de la dichosa Karité, para algo te mandé a aquella aldea ¿no? Tenías que visitar la cooperativa de mujeres que fabricaban el jabón de karité, si no lo encontraste.... se siente... haber ido en día laboral. Mi sugerencia era cierta, no como la de las tabaqueras iraníes.
Me gusta que, por fin, coloques la foto de un árbol del que sabes el nombre, que ya te vale 'pa ser de pueblo'.
Un besazo, corazón. Volveré, no sé cuando, pero volveré.

fernandomaria dijo...

Curioso el proceso de fabricación de esa mantequilla. Seguro que su actuación sobre la piel es mucho más eficaz que esas cremas con las que nos bombardean en los diferentes medios.
Un abrazo, Blas.

manuela milanesi dijo...

Que buen post, Viajero! Quando es pura y artesanal, la mantequilla de karité tiene un olor bastante fuerte pero sí es muy buena para la piel, como tambien la mantequilla de cacao, coco, almendras, como el azeite de oliva y como muitas otras cosas ;) Si notas, cada region del mundo descubrió las propriedades de sus productos locales y los usaba para muchas cosas: azeite y limon en los paises mediterraneos, aguacate/ cacao en centro america y Caribe, varios tipos de arcilla en norte de africa, nueces y bayas como Amla y Ritha en India etc. Es una pena que envez de usar lo que nos dona la naturaleza, pagamos miles de euros para productos quimicos. Asi que es bueno mostrar y promover estas sabidurias :) Abrazo
Manuela