20 de septiembre de 2012

El país de los lesulas


Cuando el otro día ojeaba ‘El País’, y se quedaba alelado al leer la noticia del descubrimiento del lesula -mono vegetariano aparecido recientemente-, su más profundo y alelado ‘yo’ le siseaba al oído interior: viaje.
Sí. Cuando el viajero insatisfecho accede a este tipo de noticias siempre le entra el descarnado deseo de meterse en una pequeña aventura. Sus condicionantes temporales y económicos se lo impedirán a la postre, decidirán por él, pero es conveniente reflexionar sobre el por qué de ese resorte interior que le conduce siempre a un expreso deseo de viajar. No hay nada comparable con entrar en contacto con las gentes de otro país diferente, raza o cultura, alguien dijo, o algo parecido.
Viajar es algo muy, muy serio,……, y divertido, y apasionante, y enfermizo, y gratificante,….Tal vez, también sea la fantasía imaginada durante un lento paseo, o sea trotar por un infinito desierto, o búsqueda pero sin duda no tiene por qué ser siempre, siempre descubrimiento.
En esta ocasión, hay una causa añadida: este mediano primate ha sido localizado en uno de los países más míticos de todo África, la República Democrática del Congo, antes, país de ‘mobutu’ o ‘kabila’ y, ahora, del ‘coltan’ y el ‘ébola’.
Aunque el número de lesulas es hasta cierto punto elevado, los investigadores han sugerido que se le catalogue como una especie ‘vulnerable’ dado que se enfrenta a un alto riesgo de extinción en estado silvestre al ser endémico de una sola región y presa fácil y frecuente de los cazadores locales. Y es sencillo de entender que especies como estas puedan pasar de ser 'vulnerables' a estar 'seriamente en peligro' en el transcurso de unos pocos años.

Lesula [Nadie negará su enfermizo parecido con 'la Aguirre'/'la tacones'. Si, si, 'la Esperanza'].


Copyright © By Blas F.Tomé 2012

5 comentarios:

emilio dijo...

No te reprimas, Blas: pégate un homenaje y luego nos cuentas...Ah! y si el problema es el vil metal, hacemos una suscripción (modesta, los tiempos no están para virguerías) entre los amigos. Un abrazo: emilio

IGOA dijo...

LESULA, LESULA... Y que querra decir eso en su lengua, la de la region congolesa que los alberga?
Esa foto tuya del mono en cuestion parece de estudio, tan repeinado el que pareciera que peina plumas, con esos ojos claros tan tristes bizqueando y esos labios finos de catequista decimononica...
Y, ahora han descubierto que son vegetarianos! Y que los comen. Como si no se comieran a sus primos NV, sobre todos los sesos que catalogan manjar exquisito.

Ya estas en plena selva congolesa? Siempre puedes empezar a cerrar ventanas, TV, radios y ojos y sentir el perfume de la selva. Un lesula vendra a saludarte. Jajaja!
Besos

Trasindependiente dijo...

Por supuesto que hay algo (o mucho)de fantasía en el viajar. la fantasía de imaginar y la fantasía que regala el hacerlo.

En cuanto a la República Democrática del Congo, a mi me está esperando ¿conseguiré llegar allí algún día? Nadie lo sabe, ni yo mismo.

Gracias y saludos.

gloriainfinita dijo...

Recuerdo vagamente la sensación como un pulso vital que ahora no me encuentro por mas que me lo busque. Creo que no está en las venas ni en ninguna parte del cuerpo. No obstante, aún me produce alegría saber que existe por ahí.
Ya veremos (dijo un ciego) si aquel viejo sueño que llegó después de leer un libro y que la noticia del 'lesula' no ha resucitado, vuelve.

Besos

fernandomaria dijo...

El viajero insatisfecho, creo que te va muy bien el seudónimo. Pues nada, Blas, yo me uno a la propuesta de la colecta de Emilio y luego nos informas del viaje y, por supuesto, de los Lesula.