21 de enero de 2009

El profesor de taekwondo


En un reciente viaje a Perú, en el trayecto de autobús de Tumbes a Trujillo, este viajero insatisfecho coincidió en el mismo asiento con un profesor civil de taekwondo, que daba clases en el ejército peruano. Entre las muchas cosas que se hablaron durante el largo viaje, este mochilero se interesó por la situación de las zonas alejadas de las ciudades y por la educación en ellas. El joven profesor -más parecía de ética que de deporte oriental- de mente preclara, se explayó largo rato, a veces indignado:
Acá en Perú, el programa de ayuda infantil se llama PRONAA, que quiere decir PROgrama Nacional de Asistencia Alimentaria, y es básicamente el apoyo alimentario hacia los ‘comedores populares’ y ‘comités de vaso de leche’. La idea desde el Gobierno es muy buena, pero el inconveniente es el trayecto y la burocracia que lleva este programa. Los malos funcionarios y personas-sin-escrúpulos que trafican con las necesidades de la gente más humilde.
Estos programas no llegan donde deben llegar.
Imagínate -añadía- el Estado debería comprar leche, pero no lo hace. En su lugar compra un producto que se llama, o denominan, enriquecido lácteo que se hace a base de todo, menos de leche (trigo, harina, soja, cereales etc.). Supongamos que el Estado compra 900 kilos (porque son en polvo), por ejemplo, para la región de Tumbes (ciudad del norte peruano). Se distribuyen entre las tres áreas zonales correspondientes. En cada una, 300 kilos. Cada zona tiene un promedio de 15 ‘comités de vaso de leche’ y cada comité un promedio de 30 beneficiarios. A la hora de repartir no alcanza, porque los mismos dirigentes venden el producto, o simplemente no lo entregan, o lo reparten entre su familia, a la que anteriormente clasificaron como ‘indigente’.
El problema viene a ser un asunto de moral y ética de cada una de las personas. Mientras más intermediarios existan, mayor será la corrupción
”.
Más claro, el agua.

Copyright © By BlasFT 2009

2 comentarios:

Ctk dijo...

Más claro: Tigre Blanco. Es un libro que acabo de terminar, escrito por un hindú. Recomendado, y bien fuerte, y bien claro. Saludos.

conquense dijo...

"Seco", menos mal que no estás de funcionario por esas latitudes porque tú presidirías el "comité del vaso de cerveza", mal se iban a ver el personal para degustar una sola gota del preciado líquido.