13 de marzo de 2008

No se identifica con lo escrito (Mozambique)

De Beira a Quelimane (dos ciudades costeras de Mozambique), debería haber sido un viaje de nueve horas, según lo previsto, pero derivaron en veinte.
Debería este mochilero haber viajado en un cómodo (relativo este adjetivo en África) pero viajó en un pequeño microbús atestado de personas y, a ratos, cuando la lluvia arreciaba (!!y cómo llueve!!, cuando llueve en Mozambique), abrazado a su mojada mochila, que viajaba normalmente en el techo de autobús, pero cuando era rescatada de allí, después de hacer detener al “carro”, goteaba ya empapada. Créanle, que no había otro sitio en el dichoso autobús.
Debería haber “falado” con los viajeros que le rodeaban pero eran parcos en palabras, casi mudos y antipáticos y poco predispuestos a entretener al blanco barbudo, que debería haberse quedado -pienso que pensarían ellos- en su país para viajar con su gente, evitar entrometerse en su ambiente, de ellos, y, con ello, no provocarles el trastorno de parar el buseto cuando llovía y rescatar la mochila de dónde nunca debería haber sido colocada por el propio cobrador mozambicano (!!Y encima el que se creaba enemigos era este indefenso mochilero!!).
El viajero insatisfecho, después de 20 horas de un pesado y cansino viaje, repleto de paradas, también de averías, con el dolor de espaldas de rigor y harto de sí mismo y los demás, escribió en su libreta de notas el siguiente texto con el que ahora ni se identifica, ni pareciera haber salido de su pensamiento y pluma:

Siempre tuve la extraña impresión que iba a ser viajero hasta la eternidad, pero parece que la eternidad encontró ya su meta. Porque ya no me siento el viajero que fuí. El goce de viajar se está convirtiendo en una neblina. Difícil traslucir lo que hay detrás”.

3 comentarios:

BICHOS dijo...

Que bueno saber "ande andas", jejeje, lo que escribiste en la libreta se puede resumir diciendo que acabaste hasta la polla (con perdón), es normal... pero esas son las cositas de las que luego te sientes orgulloso de contar, las que te ponen medida, ¡qué tio!

Por otro lado, que envidia de lluvia, ya sabes que aquí en "JpaiN", ver llover es cada dia más un espectáculo raro y de lujito.

Cuídate blanco barbudo! quedamos los tres por aquí espectantes a tus historias.

un abrazo

Akinogal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mar Sanfrancisco dijo...

Veo que estas un pelin jarto...
Te esperamos por estas tierras, a veces es mejor lo malo conocido que...

Besos y cuídate.