7 de marzo de 2008

Contrastes, demasiados (Mozambique)


En África las cosas son como son. Si cambiaran ya no sería África, sería Honolulú, o Torremolinos o el Shangai de los chinos. No importa saber cuando comenzó este empobrecimiento porque, en realidad, ese paso-atras nunca ha acabado.
Este viajero insatisfecho ha encontrado este continente -una parte de él, pero significativa- como la dejó hace varios años. Todos aceptamos la tradicional y discutible distinción entre el fondo y la forma. Tratará de explicar la forma, siempre sencilla e inteligible, pero no el fondo que es siempre profundo y complejo.
!! Ay, el fondo!!.
El continente esta lleno de jóvenes, también de niños que juegan y gritan cuando el sol ha caído. De personas sin-techo, sucios, demacrados, envejecidos (es curioso que nunca les ha visto con su botella-tetra-brick de vino o alcohol al lado). Esta lleno de trabajadores que en las pocas terrazas de los pocos cafés, se mueven -en apariencia, ajenos- en la vorágine de la vida diaria, de su vida africana.
Esto ha visto en Mozambique, donde, si les miras a los ojos, se anticipa e intuye a las boas pesoas.
Esto ha visto en Beira (en el centro del país), una ciudad venida-a-menos, de destartalados y sucios edificios coloniales, de demasiadas personas tumbadas bajo los singulares árboles africanos, de demasiados niños descalzos vendiendo chucherías.
Como contraste, tribus de niños y niñas guapos, aseados, saliendo de escuelas sucias y desconchadas. Adolescentes enamorados en cualquier esquina en un anochecer de sonrisas en sus corazones, y ejecutivos cansados en las simples (por sencillas) recepciones de las pensaos (pensiones) locales.
Y muchos y modernos móviles Nokia......
¿En qué mundo de contrastes estamos viviendo?.

5 comentarios:

Nagor dijo...

See Here or Here

BICHOS dijo...

Que bueno saber que estás ya ubicado donde querías, ojalá te estés quedando en la casa que muestras en la foto, yo querría.... disfruta Viajero Insatisfecho, nos permitiremos desde aquí imaginarte con el adjetivo cambiado disfrutando de lo lindo de los muchos dias que aun te quedan para impregnarte un poco más de ese espíritu africano que adoras. Cuéntanos más cosas!

un abrazo!

Anónimo dijo...

Trisre realidad africana, leyendola me recuerda a mi corazón: venido a menos.Dicen que todos tenemos nuestro momento de gloria. Lo tuvo Africa alguna vez?. Yo si. Pobre Africa. Al menos cuando no mata, se rie.
ERES BUENO, MUY BUENO.

Fenrisar dijo...

See Here

catik dijo...

Un mundo de comtrastes, porque la autenticidad del ser humano se opone en lo más hondo a la uniformización de lo global y del nokia,afortunadamente.
Un saludo