14 de mayo de 2012

Largo trayecto, viejo Peugeot 504


Que el trayecto entre Antananarivo y Mahajanga (Madagascar) era largo, lo sabía; con carreteras alicatadas de profundos baches, lo había oído; con alguna que otra avería, intuía, y con pinchazo imprevisto, suponía. Lo que no sabía, ni intuía era hasta dónde podría cargarse aquel viejo pero brillante Peugeot 504 que tenía delante y, sobre todo, qué posibilidades de respirar tendría entre achuchones, tanta camiseta raída y vestidos de inseparable sudor negro.
El conductor se esforzaba en colocar fardos en el techo del pequeño vehículo, atiborrado ya de cajas, calabazas y sacos. Esperaban allí dos personas cuando el viajero insatisfecho preguntó al hombre de las alturas si aquel era el transporte para Mahajanga. Movió su marcada mollera negra y sus ojos saltones mientras le hacía gestos para que encaramara a lo alto su pesada mochila portada a la espalda.
La plaza al lado del conductor estaba ocupada por una señora gorda, silenciosa y negra/brillante, con vestido floreteado de colores y negra cabeza llena de rizos. El leonés tomó posesión detrás, en el amplio asiento intermedio, a la espera -pensaba- de otras dos personas. En cuanto a aquel asiento delantero ya ocupado, después de una larga tertulia, no exenta de griterío, en la que intervino no sólo el conductor sino todos los que por allí merodeaban, y eran muchos, fue abandonado por aquella taciturna mujer. Un viejo ochentón de aspecto moribundo (quizás, enviado a casa, desahuciado de algún dispensario), rostro amarillo, pálido y en constante y trabajosa respiración, fue aupado y colocado entre un mozalbete y una mujer. La hija, supuso. Con lo que a la vera del conductor iban ya tres personas más. La señora gorda pasó a ocupar el puesto que este ‘blogger’ tenía al lado.
Poco a poco, con un pertinaz goteo, el Peugot se fue llenando. En la parte de atrás (normalmente, maletero), mediante alguna componenda casera, habían habilitado otros dos asientos, ya repletos con dos jóvenes y una mujer de bonito pañuelo granate enrollado a modo de turbante.
Entretanto, el muribundo ochentón no se le iba de la cabeza. ¡Pobre hombre!.
El viajero, con su mochila azul en brazos, aplastado contra la oxidada puerta y presionado por la floreteada gorda, sin atreverse a protestar, miró a los otros tres que ocupaban este segundo asiento intermedio. El suyo. Todavía hubo espacio para que otra joven se sentara despreocupada en el suelo del vehículo, doblada, a los pies de un señor, con su cabeza apoyada en la vecina gorda de vestido floreado. Con un asustado niño pequeño, alzado en aquel instante al asiento trasero, eran trece personas.
Como si se le hubiera flojado una viela del cerebro, el mochilero les contaba una y otra vez mentalmente. Preocupado, pensaba en las largas horas y meditaba la decisión a tomar: continuar hasta el final del trayecto o apearse y esperar al dia siguiente, aún previendo que sería, quizás, más de lo mismo.
¿Quién dijo miedo?.
¡Áfricaaaaaaaa!.
Copyright © By Blas F.Tomé 2012

6 comentarios:

mikecoslaw dijo...

quien dijo miedo?
solo falta que al llegar el señor mayor este muerto
retratas tan bien que estoy encogido ente la llanta y la gorda

Pilar dijo...

BlasFTomé,
según iba leyendo tu largo y "apretado"(casi constriñido)trayecto...Iba sintiendo una especie de congoja, ahogo y presión en el pecho... Imaginaba que por el relato y el calor.., pero ¡no! era por verme a mí misma en la misma posición (situación) que el viajero, o sea, con la mochila abrazada muy fuerteeeeee contra el pecho... ;-)Mira que no estaba el viaje, ni el momento, para echarse unas risas, Blas... pero yo he soltado una carcajada imaginando tu cara y a tu pobre y sufrida mochila espachurradaaaaaaa...

Continuamos el viaje? Porque espero que el viajero-insatisfecho, sudoroso (y nada miedica...) no salieses por la ventanillaaaaaaa...

Veo que has puesto el turbo... Volveré, BlasFTomé. Mientras, unos besosssss y abrazos sin apreturas.
Pilar

Trasindependiente dijo...

Me he reido, como si llorara, leyendo lo que cuentas con ese realismo tan tuyo. A mi me pasó algo muy parecido en América, de esa forma aprendí que siempre hay espacio, se podría llamar poniéndonos tristemente poéticos "la magia de los pobres".

Gracias y saludos.

emilio dijo...

Bueno Blas, en total cuántos ibais en el "peyó"? He perdido la cuenta pero así, sin entrar en detalles, parece que el coche llevaba más gente que un microbus!

gloriainfinita dijo...

Como si se le aflojara una viela en el cerebro, dice él. Así nos luce el pelo, llevando vielas en el cerebro ¿qué se puede esperar?
Me ha encantado el momento y lo bien que te las apañas para dibujar a los personajes para suplir la falta de la foto (ver primera fotografía)
Suelen ser momentos inolvidables en los viajes, cuando se producen situaciones así. Me quedo intrigada con el desenlace porque, digo yo, el mochilero no se pasaría callado todo el trayecto ¿o si?.
Que manía tengo de preguntar...
Magnífica descripción de un momento africano, dignísimo para ser el comienzo de una estupenda novela de aventuras viajeras, chaval.
Besos.

fernandomaria dijo...

¡¡13 personas!! No se puede negar que el coche iba al completo, eso aquí es impensable, pero, como bien dices, eso es África...y tú la conoces bien.
Un abrazo, Blas.