8 de junio de 2007

Los "guiños" del viajero

El viajero insatisfecho cuando sale a transitar por territorios desconocidos, con su mochila a la espalda, su cartera semivacía, su ropa cómoda y su equipaje imprescindible para la estancia prevista, estará continuamente lanzando “guiños” antisistema.
Lo primero que hará al subirse al avión que le transporta a su destino, será recrearse con su primera experiencia: la búsqueda en su libro-guía del barato hotel donde pernoctará su primera noche. Pasará, seguro, de las grandes compañías hoteleras del país y abordará cualquier hotelucho local que le consuma lo menos posible sus existencias monetarias, enviando un “guiño” al empresario hotelero de tarifas descomunales. Sacrificando por ello, quizás, un poco de comodidad pero ganando en satisfacción personal.
Hablará mucho, y muy a menudo, con la gente del lugar y cuando vea al grupo de turistas aborregados (tienen todos mis respetos) evitará el más mínimo contacto, cambiando incluso de acera si pasea medio muerto por cualquier céntrica calle de la ciudad en que se encuentre; y lanzará un “guiño” de insubordinación hacia todas las Travel Agencias que viven de la ansiedad turística de los mejor situados dentro de un mundo globalizado.
Caminará largas horas empapándose de las costumbres que cada pueblo evidencia en la calle, donde realmente se conoce al país, evitando no todas pero sí la mayoría de las “piedras” (ruinas, iglesias, monasterios, catedrales, palacios, murallas, casas coloniales, museos,…) donde el turista aborregado (tiene todos mis respetos) retoza como cerdo en un barrizal. Este “guiño” será a la rebeldía con lo establecido.
Y así, sucesivamente.
Pero al final de su periplo, se preguntará: “¿aguantaré esta situación por mucho tiempo?”.

4 comentarios:

BICHO dijo...

enga! enga! no me seas antisistema que en algún rebaño de esos te has metido que me consta, jajajajaja!

CONQUENSE dijo...

"Seco", tienes que desechar el anarquismo como base fundamental de tu existencia y aceptar los sistemas, por que cuando te interesa bien que te "globalizas".
Respecto a los antros que buscas para pernoctar, serán bastante mejor que el pajar de la masía de aquel payés, menos mal que había una dama con las "patas" más delgadas y blancas que una gallina tísica.

BlasFT dijo...

Menos mal que tengo dos amigos que me transportan a la realidad (mis dos comentarios anteriores).
No obstante, "conquense", allí empecé a admirar la cutrería. ¡¡¡Lo que nos reímos!!!.

Torrete´s Travel dijo...

Nuestro querido Blas , eres de los nuestros (aunque Javi, como buen arqueologo de estudios ,-que no de profesion -), difiere en lo de que gustarte las piedras sea de borregos (con todos sus respetos para los que no les gusta, jejejeje).
Nosotros seguimos por aqui lejos, mochila a la espalda y tambien huyendo de los borregos , aunque no siempre es posible (vease Bahia de Halong).